buscar noticiasbuscar noticias

Se manifiestan contra reapertura de gasera

Michel Inzunza y Oviel Sosa

Ejidatarios cuyas parcelas se ubican alrededor de la gasera que se incendió el pasado lunes, enviaron un documento al presidente municipal, Sergio Pablo Mariscal, en el que solicitan no se autorice la reapertura de la planta.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Michel Inzunza y Oviel Sosa

Ejidatarios cuyas parcelas se ubican alrededor de la gasera que se incendió el pasado lunes, enviaron un documento al presidente municipal, Sergio Pablo Mariscal, en el que solicitan no se autorice la reapertura de la planta.

Y es que la contingencia generó descontento entre agricultores y vecinos del sector, porque puso de manifiesto el riesgo que implica la operación del negocio.

María Antonieta Chávez Gutiérrez dijo que la gasera representa un peligro latente e inminente para los comuneros y sus tierras, las cuales tienen como fin la producción de alimentos y no la instalación de industrias.

Esos terrenos nacen con una vocación agrícola, por ello, en caso de que se hubiera registrado una explosión, el accidente hubiera sido severo y hubiera afectado a esas personas que trabajan en el campo, indicó.

Por su parte, Bomberos de Obregón indicó que si el fuego hubiera alcanzado los cilindros con capacidad de 250 mil litros de gas, más otras pipas que estaban en el lugar del incidente, se hubiera presentado una explosión con afectación de un radio de 6 u 8 kilómetros.

"Tierras estériles, impacto ambiental de gran magnitud y vidas humanas están en riesgo y eso se puso de manifiesto con el siniestro que se presentó", señaló Chávez Gutiérrez.

La planta se instaló hace más de 8 años, dijo, y fue una irresponsabilidad permitir su ubicación, pues con el crecimiento de la ciudad la gasera quedó prácticamente en el casco urbano.

De no tener respuesta favorable por parte del Municipio se dirigirán a instancias estatales y federales, hasta que la problemática adquiera un rostro apegado a la ley, a fin de que en los terrenos nada atente contra el medio ambiente y la integridad de las personas.

BLOQUE 808

María Antonieta es hija del cajemense distinguido Jesús Chávez Beltrán, quien fue parte del movimiento agrario y que recibió sus parcelas ubicadas en el bloque 808 de manos del presidente Lázaro Cárdenas del Río, en 1937.

"Gracias a su espíritu de lucha obtuvo sus tierras. Ahí crecimos, trabajamos y con el producto de su trabajo recibimos una educación digna”, dijo Gutiérrez Chávez. Basados en ese enfoque social, consideramos que esas tierras son de trabajo y no deben venderse ni utilizarse con fines comerciales, puntualizó.


PUBLICIDAD