buscar noticiasbuscar noticias

Pez diablo, el más temido

PUBLICIDAD

Según estudios reali­zados por expertos en la materia, el pez “chupacris­tales” o “chupavidrios”, como también se conoce, lleva años internado en el lago; es nocturno y cava para habitar en pequeñas cuevas, por lo que no es fá­cil atraparlo o verlo.

PUBLICIDAD

Su presencia se detectó hace aproximadamente dos meses, cuando se arro­jaron trampas para cono­cer la variedad de especies que pueblan la Lagunay determinar los trabajos que se van a realizar para combatir la suciedad y ma­los olores del lugar, infor­mó Omar García López.

El director general de la Inmobiliaria de Cajeme in­dicó que se han sacado cer­ca de 300 peces, que puede almacenar mil huevecillos y aguantar con vida hasta 20 horas fuera del agua.

De acuerdo con autori­dades locales, el pez diablo llegó al lago debido a que una persona lo arrojó, ya que es una especie que se comercializa en acuarios y se emplea para limpiar las peceras.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Na­turales (Semarnat) prohíbe su venta y establece el se­cado de agua en un cuerpo menor como un lago donde se detecte su presencia.

La especie es omnívo­ro; es decir, se alimenta de carne y plantas. Tampoco tiene escamas y su cuerpo está protegido por peque­ñas placas que forman un caparazón.

De día permanece ocul­to y al caer el sol sale en busca de comida, por lo que poco a poco está acabando con bagre, carpa, lobina, trucha y tilapia, especies que viven en la llamada “Novia de Cajeme”.

García López indicó que, con base en estudios reali­zados, la opción más viable para erradicar el problema es secar el lago, solución que plantearon al alcalde Sergio Pablo Mariscal.

Habrá que secar la La­guna a través de un siste­ma de bombeo; posterior­mente aplanar la tierra y tapar los huecos para de­jar compacto el terreno.

Trabajos que se esti­man queden terminados en tres semanas para después inyectar agua del Canal Bajo.


PUBLICIDAD