buscar noticiasbuscar noticias

No son malas madres

Buscan acabar con su dolor y el de sus hijos: experta

La depresión es un trastorno mental, una enfermedad que a muchas personas les cuesta entender su magnitud y que suele estigmatizarse, afirmó la psicóloga Carolina Franco.

No son malas madres

Mencionó que a diferencia de lo comúnmente se cree, no se trata de echarle ganas para salir de ella, sino de ser atendida por especialistas, pues clínicamente se trata de una enfermedad.


Entrevistada en el noticiero Sonora a Diario de Diario del Yaqui, que se transmite a través de Facebook, explicó que dentro de la depresión hay niveles:leve, moderada y grave, donde en ésta última, quienes la padecen, puede incluso atentar contra su vida al considerar que es la única forma de acabar con su sufrimiento y el de sus hijos, o bien, que no corran peligro cuando ellas ya no estén.

En el caso de la joven mujer que intentó acabar con su existencia y la de su hija de 5 años arrojándose de un puente, explicó, se trata de una situación que lamentablemente es muy común y que suele ser estigmatizada.

Aclaró que no es que se trate de malas madres o que no amen a sus hijos, sino que su dolor y angustia puede ser tan fuerte, que no ven más allá de su problema.

imagen-cuerpo

"Más que no querer a su hijo, más que no preocuparse por él, es simplemente que no hallan otra salida, y piensan acabar con su sufrimiento y no hacer sufrir a sus hijos; generalmente ese es el motivo de por qué las madres atentan contra la vida de sus hijos ... es cuestión de la misma enfermedad, no está en ellas", puntualizó.

La especialista en salud mental, refirió que si bien hay mucha controversia en este tema, en la mente de quienes lo realizan puede incluso ser un acto de amor.

Carolina Franco abundó que la depresión tiene un factor multifactorial, donde hay componentes biológicos, genéticos, ambientales y psicológicos y cuyo tratamiento debe abordarse según sea el caso, con psicoterapia y farmacología, el cual puede durar desde dos a seis meses a varios años.

"Todos hemos experimentado episodios depresivos o alguna pérdida, despido, pero es algo pasajero, y en las personas se genera un proceso orgánico, por ello hay que buscar ayuda profesional", enfatizó.

Entre las señales de alerta de una persona que atraviesa depresión se encuentra una tristeza muy profunda, pensamientos intrusivos, irritabilidad, pérdida de interés por actividades que antes originaban placer, alteraciones en el sueño, aislamiento, pérdida de apetito e ideas suicidas, síntomas que si se presentan durante la mayor parte del día por más de dos semanas, se debe acudir al especialista.

En el caso de las personas que se niegan a acudir al médico y quienes es común el que presenten desmotivación, recomendó el platicar con alguien de confianza, evitar aislarse y continuar con sus actividades.