buscar noticiasbuscar noticias

Falta empatía hacia personas de talla baja

La Asociación Pequeñas Grandes Personas tiene 30 miembros y afirman que de alguna forma han sido discriminados por su condición

Durante toda su vida, las personas de talla baja tienen que lidiar con discriminación social, laboral, educativa, entre otras; situación que les obliga a crear resiliencia (capacidad humana para enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido o transformado) ante las adversidades de la vida.

Lo anterior, es una situación que se presenta en el sur de Sonora. La Asociación Pequeñas Grandes Personas en Sonora tiene 30 miembros cuyas edades varían desde niños a adultos mayores, todos alguna vez maltratados en lugares públicos y privados, resaltó su presidenta, Aurora Torres Gutiérrez.

Falta empatía hacia personas de talla baja
PUBLICIDAD

Lo anterior, es una situación que se presenta en el sur de Sonora. La Asociación Pequeñas Grandes Personas en Sonora tiene 30 miembros cuyas edades varían desde niños a adultos mayores, todos alguna vez maltratados en lugares públicos y privados, resaltó su presidenta, Aurora Torres Gutiérrez.

PUBLICIDAD

Destacó que la educación comienza en casa y que por eso los padres deben de enseñar a sus hijos a respetar a las personas bajo cualquier condición, física, mental y emocional.

“En las escuelas los demás niños no quieren jugar con pequeños con acondroplasia, los maestros no los dejan participar en las escolta o equipos deportivos por su apariencia, aunque cumplan con los requisitos y, ya de adultos, en las empresas no se nos permite llenar vacantes por nuestra condición, porque dicen que no somos aptos”, externo.

Hay personas de talla baja que aunque reciben un rotundo no, siguen aferrándose a la vida; sin embargo, lamentó que hay otro porcentaje que prefiere encerrarse y apartarse para evitar el rechazo social.

La asociación que preside cuenta con ayuda psicológica con el fin de superar los posibles traumas y transformarlos en sentimiento de valor y crecimiento personal.


PUBLICIDAD