buscar noticiasbuscar noticias

Pueblo ignorante siempre será vencido

Desde mi punto de vista, creo que el mayor daño que le ha hecho el gobierno a este país es en relación a la ignorancia de su gente. Somos un país de ignorantes, al menos la mayoría lo es, y eso es terrible y no solo eso, eso es peligroso...parafraseando a Martin Luther King, suscribo que no hay nada más peligroso para un país que la ignorancia sincera de su pueblo, sí, más peligroso, incluso, que la estupidez concienzuda de muchos.

Somos ignorantes no porque no tengamos conocimiento, sino porque no queremos tenerlo; la educación en este país tiene años olvidada. Primero, porque en su mayoría nuestros gobernantes también lo son, y segundo porque no les conviene a sus intereses torcidos que la gente se instruya porque, al hacerlo, lo primero que haría sería dejar de elegir más de esos pésimos gobiernos que hemos tenido durante años en México. Para hablar de pésimos gobiernos no hay que escarbar mucho: tenemos unas raíces antiguas de conocimiento cósmico y cultural muy profundas, tenemos una ubicación geográfica excepcional, tenemos excesos y muy variados recursos naturales, pero aun así somos un país con cada día más pobres, y en donde cada día crecen la desigualdad entre unos y otros. Cada día hay más "cerebros" y fuerza productiva haciendo lo posible por irse de aquí, y nos conformamos con las remesas que envían a sus familiares.

Jesús Huerta Suárez

La ignorancia nos ha pegado tan duro que muchos de los mismos maestros no saben escribir ni expresarse adecuadamente, lo mismo que muchos alcaldes, diputados, senadores y gobernadores. No son rumores, es una realidad.

Nuestro pueblo se atora en los cajeros automáticos, nuestro pueblo no sabe discernir entre lo que lo que quiere y lo que necesita. Nuestro pueblo no lee libros, ni le gusta analizar o reflexionar, y, lo que es lo peor, de ahí que se les llame ignorantes, es que a nuestro pueblo no le interesa aprender.

Nuestro pueblo se ahoga en un vaso de agua, se enreda en discusiones a muerte de vecindad y se come toda la basura que le dan las televisoras y radios nacionales sin hacer gestos...y pide más. Pero, no solo eso, nuestro pueblo, alejado de toda sabiduría, no se atreve en reconocer su propia ignorancia; vamos, los mismos presidentes son y han sido incompetentes a grados superlativos y los resultados están a la vista.