buscar noticiasbuscar noticias

Producen frutales de otros países

Son doce variedades, como la guayaba, fresa, maracuyá, lichi, arrayán y jaboticaba, entre otros frutos

El interés por la preservación del medio ambiente, llevó a Mirna Coronel a descubrir su pasión por la producción de árboles frutales y plantas de ornato.

Desde que entras a su casa, en el Ejido Mora Villalobos, conocido como Campo 29, puedes ver una gran variedad de flores y árboles, su patio esta convertido en un vivero, con diferentes variedades de plantas que, en el Valle del Yaqui, e incluso en el país, no se conocen.

Producen frutales de otros países
PUBLICIDAD

La impulsora de la reforestación en el Municipio de Cajeme subrayó que hace 25 años inició con la distribución de árboles de moringa, una planta originaria de la India; después que la introdujo la Fundación de Apoyo Infantil (FAI-Sonora) que lucha para acabar con la desnutrición. La moringa tiene vitaminas A, B, calcio, hierro, así como antiinflamatorios, relajantes, antioxidantes y componentes para combatir el insomnio, la diabetes y artritis.

PUBLICIDAD

Recordó que entregaron alrededor de 30 mil árboles de moringa en las comunidades rurales y urbanas en el Municipio de Cajeme, beneficiando a las familias más vulnerables.

"Así es como empezó mi gusto por producir y ahora toda la familia participa", señaló.

Actualmente, además de las plantas de ornato y variedades endémicas de la región, también producen árboles frutales nativos de otros países como la guayaba fresa, que se cultiva en América Central y que ya se tiene producción. "Esto para mí representa un logro, poder disfrutar este fruto", resaltó.

"La guayaba fresa tiene un sabor muy característico entre dulce y agrio y a diferencia de la guayaba que conocemos es más pequeña y de color rojo", indicó.

Crece muy bien en las regiones tropicales y subtropicales y tolera muy bien la sequía y las temperaturas altas, por lo que se adapta a la región.

TRUEQUE

A través del trueque es como ha sido posible contar con tantas variedades. "Como yo hay otras personas que se interesan en producir árboles frutales y de ornato y así es como funciona, intercambiamos", subrayó Mirna Coronel.

Aunque algunas plantas las he comprado y he vendido, esto ha crecido más por el intercambio, señaló.

Además de la guayaba fresa, también estamos produciendo maracuyá. "Esta es una planta que crece como enredadera y da un fruto que para muchos es afrodisiaco, además su flor tiene una gran belleza y es utilizada como tranquilizante, se conoce como pasiflora", apuntó.

El maracuyá es originario de la región amazónica, aunque crece de forma silvestre en un área que abarca principalmente desde el norte de Sudamérica, todo el Perú, hasta el norte de Argentina y Paraguay, detalló.

Actualmente producen 12 variedades de frutales que no se conocen y que se han adaptado, aunque son nativos de otros países.

Y otro ejemplo es la producción de lichi, un fruto de origen chino que solamente se desarrolla de manera favorable en regiones subtropicales y son pocas las variedades que se cultivan a nivel mundial.

Así como el arrayán, que es una planta de la familia de las Myrtaceae, nativa del sudeste de Europa y del norte de África y el jaboticaba, un árbol  de Brasil, Argentina, Bolivia y Paraguay, abundó.

UN PROYECTO FAMILIAR

Y ahora también mis hijos y algunos amigos están inmersos en este proyecto, ellos están sembrando en sus casas y contribuyen a la reforestación, han sembrado cortinas de árboles en los terrenos agrícolas y están en el proyecto de un parque lineal que beneficiará a todos los habitantes de la comunidad, en un área donada por el ejido.

El objetivo es que todos se beneficien, ya que plantar un árbol es contribuir a mejorar el medio ambiente. Hoy por hoy es importante que toda la sociedad en su conjunto se involucre en la reforestación para frenar los efectos del cambio climático, concluyó.