buscar noticiasbuscar noticias

No hubo camarón

Pescadores ribereños regresaron sin nada, en el peor inicio de la temporada en las últimas décadas

El mal tiempo, la llamada marea muerta, el viento y otros factores afectaron el inicio de la temporada camaronera.

Los campos pesqueros del Paredón Colorado, Aceitunitas y Paredoncito lucieron desolados, el arribo de los pescadores con las embarcaciones prácticamente vacías, acabaron con los ánimos de los habitantes de estas comunidades que esperan con ansias la zafra camaronera.

No hubo camarón
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Fueron contados los pescadores que regresaron con buena producción, entre 100 y 150 kilos, los más llegaron con las redes vacías, con uno o dos kilogramos.

No hubo trabajo, en las cooperativas la gente que tradicionalmente se contrata para descabezar el camarón se quedó esperando y los comercios que se habían instalado, lucieron solos.

Aureliano Aldama Rivera subrayó que fue un mal inicio de temporada, pero confían que hoy haya buen tiempo.

El presidente de la Confederación Nacional Cooperativa Pesquera (Conacoop), indicó que la primera semana es crucial para el pescador, porque es donde sacan para pagar los créditos.

Apuntó que en los campos pesqueros trabajan alrededor de 40 cooperativas, que invierten entre 500 y 700 mil pesos para iniciar la temporada.

Cada embarcación tiene que invertir entre 2 mil 500 y 3 mil pesos para salir a la pesca del crustáceo, por lo que lo que la baja captura tiene un fuerte impacto en la economía del sector pesquero.

“Hubo pangas que regresaron con tres camarones, un kilo, dos kilos, porque no están muy buenas las mareas, son mareas muertas, estaba haciendo mucho viento; ojalá sea eso, que haya sido el mal tiempo”, apuntó.

Faltó mayor vigilancia, ya que este año, a diferencia del 2020 las autoridades encargadas no actuaron.

imagen-cuerpo

Por su parte José Luis Reyes Bernal, presidente de la Cooperativa Rey Berna Pescadores del Paredón Colorado, señaló que el panorama es crítico, “esperamos que cambie en los próximos días, para cumplir con el pago de los créditos.

Nos quedamos con todo listo, las pangas salieron las primeras horas de la mañana y no capturaron nada, unas llegaron a las 12:00 del mediodía y otras, las que decidieron esperar a que cambiara la marea, regresaron más tarde, pero tampoco hubo captura, refirió.

Para los pescadores ribereños, la zafra camaronera es la temporada fuerte, y si no hay captura, entonces sí, quién sabe qué va a pasar con los pescadores y sus familias.

imagen-cuerpo


PUBLICIDAD