buscar noticiasbuscar noticias

Lenta distribución de agua de riego

La situación preocupa a los productores agrícolas, ya que podrían retrasar la fecha de siembra del trigo

Debido a la alta demanda de agua de riego para el ciclo agrícola 2020-2021 hay retrasos en la entrega por parte de los módulos de riego, lo que preocupa a los productores del trigo, principal cultivo en el Valle del Yaqui.

Abel Castro Grijalva indicó que la red de canales no tiene la suficiente capacidad de conducción, además que los suelos requieren más agua, “están muy secos”.

Lenta distribución de agua de riego
PUBLICIDAD

El presidente de la Alianza Campesina del Noroeste (Alcano) señaló que en ciclos anteriores con cuatro pies irrigaban hasta siete hectáreas y ahora en dos o tres hectáreas se gasta este volumen.

Por su parte, Miguel Anzaldo Olea subrayó que se mantiene la red de canales a su máxima capacidad con la aplicación del riego de presiembra de los cultivos de maíz y trigo principalmente, y de hortalizas y perennes que se encuentran en proceso de riego, lo que permitirá cumplir con la programación.

El presidente del Consejo de Administración del Distrito de Riego del Río Yaqui (DRRY), apuntó que hay un avance diario de 3 mil 300 hectáreas de trigo y mil de maíz de tierra seca, “lo que indica que los riegos saldrán en tiempo y forma con las fechas de siembra aprobadas por la Secretaría de Agricultura y recomendadas por Inifap para ambos cultivos”.

Pero es muy importante que los productores estén atentos a las recomendaciones del cuerpo técnico de los módulos de riego y del Distrito de Riego y se apeguen a las fechas de entrega de su servicio, ya que, dadas las condiciones de capacidad de la red de canales, se deben ajustar al encadenamiento de los riegos que sean los más apropiados a las condiciones actuales, para cumplir con el servicio a la superficie total sin retrasos, comentó.

Así mismo, dijo que es importante aplicar correctamente los riegos en parcela y evitar desperdicios, ya que aún continúan los problemas de falta de lluvias en la cuenca alta y falta de recuperaciones en el sistema de presas, aunado a la falta de fondo de humedad que retrasa los tiempos de riego y aumenta los consumos de agua por hectárea.