buscar noticiasbuscar noticias

Inician las trillas, y quema de gavilla

PUBLICIDAD

Vecinos de las comunidades rurales señalaron que tienen dos noches en las que no pueden ni abrir las ventanas de las casas, ya que entra el humo.

PUBLICIDAD

María Beltrán señaló que cada año enfrentan este problema que tiene un impacto directo al medio ambiente y la salud del hombre, además del deterioro al suelo, “pero parece no importarles, terminan de trillar y luego a quemar, impregnando de humo y residuos de la paja el medio ambiente”, comentó.

En lo que corresponde al Municipio de Cajeme, el problema está presente; vecinos de la Comisaría de Providencia, Esperanza y Cócorit, comentaron que la situación se agudiza por la noche.

El humo llega hasta las casas, y aunque las autoridades ya anunciaron que se implementaría un operativo de vigilancia las 24 horas en el Valle del Yaqui, así como una multa de 3 mil 475 pesos por hectárea, muchos productores hacen caso omiso, apuntó Beatriz López, vecina de la Comisaría de Esperanza, quien demandó que se aplique la ley a quienes sigan quemando la gavilla de trigo.


PUBLICIDAD