buscar noticiasbuscar noticias

Hay 60 mil hectáreas sin sembrarse

De no registrarse lluvias de junio a septiembre, sería apocalíptico, asegura José María Martínez, director de Conagua Noroeste

Más de 60 mil hectáreas se podrían dejar de establecer en el Valle del Mayo durante el ciclo agrícola 2021-2022 que inicia oficialmente el 1 de octubre, de no registrarse lluvias suficientes de junio a septiembre, estimó José María Martínez Rodríguez.

El director general del Organismo de Cuenca Noroeste (OCNO), de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aseguró que, aun así, si se presentaran precipitaciones en verano la zona resultará golpeada, ya que no se habrá de recuperar la Presa Adolfo Ruiz Cortines.

Hay 60 mil hectáreas sin sembrarse
PUBLICIDAD

En estos momentos, dijo, la presa también conocida como Mocúzari que se ubica en el Municipio de Álamos, presenta un almacenamiento de 11.7 millones de metros cúbicos (Mm3), que representan apenas el 1% de su capacidad máxima de conservación, que es de 950 Mm3.

PUBLICIDAD

"Lamentablemente sí vamos a tener afectación en la Región del Mayo, desde ahorita lo podemos anunciar, llueva o no, pero sin duda, esperemos que el panorama cambie durante la temporada de ciclones y huracanes"

En conferencia de prensa donde dio a conocer la situación actual de sequía en Sonora, el funcionario federal reiteró que un huracán puede incluso cambiar el escenario en la presa con aportaciones importantes en la parte alta de la Cuenca del Río Mayo.

Comentó que la situación agrícola en estos momentos está comprometida por la escasez de agua en el Yaqui y Mayo, pero todo depende de las lluvias de verano.

Detalló que actualmente cinco municipios de Sonora presentan sequía grave o excepcional, entre ellos Agua Prieta, Caborca, General Plutarco Elías Calles-Sonoyta, Caborca y Sáric.

Además, 38 municipios presentan sequía extrema, entre ellos aparecen Álamos, Etchojoa y Navojoa, de acuerdo con el Monitor de sequía al 31 de marzo de 2021.

Tan solo en 2020 se registró una precipitación de 191.3 milímetros, lo que equivale al 53% del promedio anual registrado históricamente en el periodo de 1968 a 2019.

Martínez Rodríguez recordó que el caso del abatimiento de los mantos acuíferos tiene que ver además con el crecimiento de la población en los últimos años.

Reveló que actualmente las 9 presas más importantes de la entidad por los usos de abastecimiento y su capacidad de almacenamiento, se han visto afectadas desde 2020, con un déficit de aportaciones de hasta un 36.5%.