buscar noticiasbuscar noticias

Crítica sequía en la cuenca del Río Mayo

Registra sus peores escurrimientos en muchos años; los meses en los que se registran más lluvias fueron un fiasco

La temporada de lluvias que concluyó el 30 de noviembre para Sonora, fue catalogada como triste y "terrible", pues tan solo los escurrimientos en la cuenca alta de la Presa Adolfo Ruiz Cortines estuvieron muy por debajo a años anteriores.

Ernesto Rodríguez Limón, gerente general del Distrito de Riego 038 del Río Mayo, afirmó que este año no se cumplieron con los modelos y pronósticos climatológicos que se tenían para el Valle del Mayo.

Crítica sequía en la cuenca del Río Mayo
PUBLICIDAD

"Desde el mes de junio la Comisión Nacional del Agua (Conagua) pronosticó que iba a ser un año bueno en cuanto a lluvias, pero lo cierto es que fue bueno solo para el sur del país, no para el norte, pues en Sonora estuvo muy triste y terrible la situación", expresó.

Indicó que incluso el Valle del Mayo tuvo el peor agosto en los últimos 60 años con nulos escurrimientos.

"Se le fue apostando a un año llovedor de julio a octubre, pero se llegó al peor agosto y aunado a esto, el mes de septiembre fue el más caluroso de los últimos años. En cuestiones de escurrimientos es la peor sequía, pero no en almacenamiento", precisó.

Resaltó que si no se hubiera administrado bien el volumen de agua de la presa el ciclo agrícola pasado, este año el escenario para la agricultura fuera totalmente catastrófico.

"Gracias a que tuvimos aportaciones en el ciclo anterior en otoño-invierno fue posible tener un ciclo agrícola 2020-2021 con más del 60% de la superficie que se establece regularmente en el Valle del Mayo cuando hay suficiente agua en presa", abundó.

Destacó que año pasado hubo aportaciones adicionales en el Mayo, que generó un buen fondo de humedad en los campos agrícolas.

Dijo que los productores agrícolas se organizaron la "cosecha" de agua y la transformaron en mayor superficie para poder mitigar las láminas de riego con las necesidades hídricas de cada cultivo.

Reveló que históricamente lo que se aporta de mayo a septiembre a la Presa Mocúzari es de 630 millones de metros cúbicos.

"Por eso decimos que este año es la peor sequía por los escurrimientos, ya que nada más se pudieron aportar 173 millones de metros cúbicos, es decir, ni a los 200 Mm3 le llegamos," indicó.

Explicó que para tener un ciclo agrícola completo en el Valle del Mayo se requieren 750 millones de agua de presa y 120 Mm3 de bombeo.