buscar noticiasbuscar noticias

Crecen huertos familiares en Sonora

Estudios avalan que son una alternativa de alimentación saludable, libre de contaminantes

Crece interés en la siembra de huertos familiares o de traspatio en Sonora, como una alternativa para apoyar a las clases más vulnerables, para garantizar una alimentación sana, libre de contaminantes.

La presidenta de la Fundación Emanuel Arturo, en San Ignacio Río Muerto, Alicia Gutiérrez Valenzuela, subrayó que a través del Gobierno Federal se impulsa la siembra sustentable, no solo a través de huertos familiares sino en parcelas demostrativas, donde además de hortalizas se van a sembrar granos, como trigo.

Crecen huertos familiares en Sonora
PUBLICIDAD

La presidenta de la Fundación Emanuel Arturo, en San Ignacio Río Muerto, Alicia Gutiérrez Valenzuela, subrayó que a través del Gobierno Federal se impulsa la siembra sustentable, no solo a través de huertos familiares sino en parcelas demostrativas, donde además de hortalizas se van a sembrar granos, como trigo.

PUBLICIDAD

Apuntó que tienen años trabajando con las familias vulnerables y cada día crece el interés por sumarse a este importante proyecto y desde este año también se está impulsando la producción de huevo y pollos orgánicos, señaló.

Resaltó que el objetivo principal es apoyar a las familias más vulnerables a mejorar su condición de vida, contando con alimentos con alto contenido nutricional y que puedan mejorar su economía familiar.

Ya que además de producir sus propios alimentos, hay huertos que producen suficiente para comercializar, principalmente a través del trueque, intercambiando las hortalizas por otro tipo de productos en los mismos abarrotes de las comunidades, comentó.

El año pasado se establecieron 354 huertos familiares, este año la meta es beneficiar a 400 familias, que además recibirán pollos para producir huevos y carne.

SE PREPARAN

Ya se están preparando para iniciar con la siembra en las comunidades de San Ignacio Río Muerto y comunidades yaquis, esperan tener todo listo para octubre y noviembre que inicia la siembra.

"Ahorita lo que nos tiene detenidos es la pandemia por el Covid-19, ya que no se ha podido avanzar en el empaque de las semillas, ya están, pero por la contingencia sanitaria, vamos a esperar para reunirnos a trabajar", refirió.

Se van a establecer 17 variedades de hortalizas como tomate, chile, calabaza, cebolla, zanahoria, acelgas, cilantro, rábanos, lechuga, entre otros, detalló.

Asimismo, se va a entregar una cría de pollos para iniciar con las granjas avícolas, asesorados por Alejandro Fragoso Salazar, profesor investigador del Departamento de Médico Veterinario Zootecnista del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).

Fertilizantes orgánicos

Por su parte, Ramón Morales Valenzuela, destacó que los huertos familiares o de traspatio son un modelo de producción que ha ido multiplicando en todo el estado de Sonora.

Destacó la importancia de producir alimentos orgánicos libre de contaminantes, y por ello se trabaja a la par con los integrantes de las familias en la capacitación para la elaboración de biofertilizantes a base de microorganismos.

El presidente de Agricultura Experimental (Agrexa), indicó que se utiliza el modelo de agricultura sustentable para producir alimentos sanos y contribuir a mejorar el medio ambiente.

Ya hay resultados científicos que demuestran beneficios en la salud física, psicológica y social, los cuales ya han sido publicados a través de Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), como el desarrollado por Guadalupe Salcido Amavizca, bajo la tutela de la profesora María Isabel Ortega Vélez, realizó la tesis "Huertos familiares: una alternativa de promoción de alimentación saludable y actividad física en preescolares de Hermosillo, Sonora".

Donde se expone que el objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de una estrategia de educación nutricional basada en huertos familiares sobre las prácticas de alimentación y actividad física con un grupo del programa de huerto familiar (32 preescolares) y un grupo de referencia (31 preescolares), los cuales pertenecían a jardines de niños ubicados en áreas geoestadísticas básicas (AGEBs) con grado de marginación urbano medio, alto y muy alto.

Explica que para el grupo con programa de huerto se diseñó una estrategia con un enfoque educativo en nutrición, actividad física y actividades del huerto en casa. Para el grupo de referencia se utilizó el mismo programa, pero sin el huerto.

Los resultados mostraron una disminución significativa del consumo de energía (kilocalorías) en los niños del grupo de huerto familiar al finalizar el programa, quienes reportaron, en promedio, consumir alrededor de 261.32 kilocalorías menos que al principio del proyecto.

Por lo que es importante impulsar la siembra de huertos familiares, Salcido Amavizca recomienda a padres y madres de familia informarse sobre la implementación de huertos familiares como una forma de promover actividades en familia, a la vez que se adquieren hábitos que benefician a la salud y al planeta.

Gutiérrez Valenzuela concluyó que es importante impulsar este tipo de siembras y aprovechar el espacio en el traspatio para sembrar alimentos que contribuyan a mejorar la calidad de vida del ser humano.


PUBLICIDAD