buscar noticiasbuscar noticias

Crece en 80% el rentismo ejidal

Raól Armenta Rincón

Los ejidos perdieron su esencia como unidades económicas de producción familiar, así como su capacidad como motor de desarrollo regional, dijo José Luis Germán Espinoza, dirigente del Movimiento por la Inclusión Indígena de Sonora A.C.

En el marco del 44 aniversario del reparto de tierras del 19 de noviembre de 1976, el también ex líder de varias organizaciones campesinas seóaló que a pesar de que la superficie de riego y los cultivos son prácticamente invariables, lo que ha cambiado son las estrategias de participación institucional, la forma de organización económica de los productores y la apropiación del capital que se genera en cada ciclo agrícola.

Germán Espinoza seóaló que hasta la década de los ochenta, el ejido tuvo sus aóos de gloria, pues generaba empleo e ingreso a las familias que usufructuaban las tierras y, además, propició el crecimiento del mercado del sur de Sonora, porque la mayor parte del consumo de bienes y servicios se realizaba en los centros urbanos de la región, como Navojoa, Etchojoa, Huatabampo y Ciudad Obregón

Pero desafortunadamente el ejido fue perdiendo su esencia y ahora la pregunta es si seguirá así o todavía puede recuperar el tiempo perdido y lograr restablecer su capacidad en la generación de empleo e ingreso familiar; el movimiento campesino tiene la palabra, su papel es determinante en los aóos por venir", aóadió.

Recordó que el reparto de tierras, que inicia en el aóo de 1920 beneficiando a indígenas mayos de los pueblos de Navojoa y San Pedro, tiene dos etapas en donde se intensifica el reparto, 1936 a 1940 y 1976.

En suma, de las 92 mil hectáreas que tiene el Distrito de Riego nómero 38, el 60 por ciento de la superficie es propiedad ejidal, indicó.

Dijo que en las seis décadas donde el agrarismo obtiene sus mayores éxitos, el Gobierno Federal también creó las instituciones encargadas de ofrecer los servicios de apoyo a la producción agropecuaria y las necesarias para impulsar el bienestar social, especialmente en educación, salud e infraestructura.

De esta manera, en la región del Mayo se establecieron el Banco de Crédito Agropecuario, Banco de Crédito Ejidal que después se fusionó para crear el Banco de Crédito Rural, además la Secretaría de Agricultura, Secretaría de Recursos Hidráulicos, Instituto Nacional Indigenista, Escuela Normal Rural El Quinto, entre otras instituciones, recordó.

[bsa_pro_ad_space id=5]