buscar noticiasbuscar noticias

¡Navojoa hace la hombrada!

PUBLICIDAD

Este encuentro fue corres­pondiente a la etapa de pla­yoffs del Torneo Nacional de Beisbol en su categoría Sólo 11 años, que se celebra en Navo­joa, Sonora. Al principio como fue en casi todos los encuen­tros de Navojoa, las primeras entradas, fueron de analizarse, no hubo problemas para nin­gún lado, pero en la parte baja del segundo capítulo, el equipo local, logró ponerle cascabel al gato haciendo una carrera a cargo de Fausto Barreras quien corrió la milla para llegar hasta el home plate y con ello ponerse adelante 1 carrera por 0.

PUBLICIDAD

El encuentro se puso ten­so ya que Culiacán no dejó de presionar a sus contrarios dejando a varios hombres en las almohadillas, pero el pit­cher, Franco Antonio Mendo­za, logró mantenerse por un lapso de 4 innings lanzando para una carrera, cinco ba­ses por bolas, cinco carreras, y cinco sabrosos chocolates, controlando en las primeras entradas a sus rivales.

En la parte baja del cuar­to capítulo, de nueva cuenta Navojoa volvió hacer de las suyas y con un error por par­te del equipo sinaloense el velocista Pablo Rodríguez se subió a la bicicleta y a base de piernas logró poner aquello 2 carreras por 0, ante la alga­rabía de los asistentes que de nueva cuenta abarrotaron las gradas de este estadio.

Todo parecía que marcha­ba sobre ruedas, pero en la parte alta del quinto episodio la tormenta llegó para los na­vojoenses, cuando Culiacán A.C., le dio la vuelta al mar­cador con un triplete de Die­go Navarrete para mandar a sus compañeros que pisan las almohadillas Sergio Ochoa, Jesús Alfonso González para empatar el marcador y des­pués con un error del equipo de casa, vino la carrera del despegue.

Aquello fue un total silen­cio por parte de los aficio­nados quienes despertaron apoyando a su equipo, y en la parte baja del sexto capítulo los navojoenses le dieron la vuelta al marcador haciendo un rally de tres carreras, a cargo de Jonathan González, con un error del filder este pudo llegar al plato empatan­do el marcador, pero la veloci­dad no la bajó Rodrigo.


PUBLICIDAD