buscar noticiasbuscar noticias

Toman universidad de Etchojoa

Se quejan por cinco despidos de trabajadores

Miembros del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Tecnológica de Etchojoa (UTE)  tomaron este miércoles las instalaciones del plantel, en protesta por cinco despidos de agremiados.

Toman universidad de Etchojoa

Delia Ruiz Ibarra, dirigente sindical, hizo un llamado al gobernador Alfonso Durazo Montaño para que atienda esta problemática y anunció que la lucha es por la rápida reinstalación de dos maestros y tres trabajadores administrativos.

Dijo que iniciaron el procedimiento de huelga, el cual no va contra la universidad, sino "contra la cerrazón, prepotencia, cadenas de odio, aires de influyentismo y la visceralidad del actual rector José Félix Gómez Anduro".


Señaló también que el pliego petitorio contiene reclamos a violaciones del contrato colectivo de trabajo, que se dieron por demás injustificadas, afirmó, porque cumplirlas no le significaba al rector ningún esfuerzo.

"Esas violaciones fueron producto de caprichos y de una clara intención de lastimar a nuestro sindicato, al contratar personal a su antojo, sin seguir los procedimientos establecidos para ello y, lo más grave, despedir a dos compañeros y pretendiendo modificar las condiciones de trabajo a tres maestros más sin ninguna justificación presupuestal ni operativa", añadió.

Por ello, Ruiz Ibarra reiteró el llamado al gobernador de Sonora para que tome cartas en el asunto, pues funcionarios de menor nivel "están provocando la discordia, inseguridad e injusticia, además de que siembran la intranquilidad laboral de una institución que se ha distinguido por su calidad educativa, el humanismo de sus maestros y la aceptación popular".

Mencionó que las personas que fueron despedidas son Omar Molina Ibarra, Salomón Cruz Rivera, Francisco Javier Encinas flores, Guadalupe Ruiz Carrasco, Emma Liliana Alamea Valenzuela y Jesús Mario Valdespino.

La Universidad Tecnológica de Etchojoa, que tiene 423 alumnos, fue fundada en el 2010 como una respuesta a la demanda por una educación post-bachillerato en el sur de Sonora y a la necesidad de formar técnicos superiores universitarios para responder a las expectativas de los sectores productivos.