buscar noticiasbuscar noticias

Toda una vida pasa como fariseo

PUBLICIDAD

El hombre, quien es uno de los 80 matachín que participan en los 40 días de campaña a Cristo en Pueblo Viejo, asegura que no cualquiera puede soportar el sufrimiento físico.

PUBLICIDAD

“Es difícil representar a un fariseo, porque también tienes que soportar el calor y el frío, así como los grandes recorridos que se hacen en la campaña. Muchos terminamos con los pies llenos de ampollas y muy agotados”, compartió.

A diario, indicó, tienen que recorrer un promedio de 10 kilómetros en rancherías, comunidades y en la ciudad, para poder realizar sus bailes, en medio de caminos y calles en muy mal estado.

“A veces hay pueblos donde hay muchas piedras y en otros lugares hay mucha tierra suelta y arenosa”, comentó.

Compartió que una manda de salud lo motivó a representar al fariseo, por lo que desde hace más de una década sale a la campaña para agradecer ese favor que le hizo Cristo de sanar a una de sus tías, que tenía un problema en el corazón.

“Lo que me llevó a representar a un fariseo es una tía que necesitaba ser operada a corazón abierto, yo la miré muy fuerte y débil al mismo tiempo, porque no era algo sencillo superar”, manifestó.

Fabián Álvarez, quien tiene 38 años de edad ha vivido muy de cerca las fiestas tradicionales de la Etnia Mayo en Cuaresma, pues es parte de unas de las familias que más han luchado por la conservación de los usos y costumbres.


PUBLICIDAD