buscar noticiasbuscar noticias

Muere “Ramoncito" mientras era operado del corazón

El niño alamense pierde la batalla ante la tetralogía de Fallot, un mal cardiaco que le impedía llevar una vida normal; sociedad se volcó en su ayuda

A pesar de todos los esfuerzos médicos, el humilde niño alamense Ramón Fidencio Gastélum Cruz, que sufría tetratología de Fallot y cuyo caso motivó una gran atención y solidaridad ciudadana, falleció durante una operación realizada en Hermosillo.

Muere “Ramoncito mientras era operado del corazón
PUBLICIDAD

José Manuel Escobedo Prieto, dirigente social y uno de quienes encabezó la causa de “Ramoncito”, informó que el menor de cinco años de edad y que era originario de la comunidad La Uvalama, no sobrevivió a la cirugía de corazón abierto que se le practicó en el Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIESHIES).

PUBLICIDAD

“Lamentablemente, el niño perdió la batalla, pero seguramente allá arriba, en el cielo, ya está feliz y alegre con otros angelitos”, dijo.

Escobedo Prieto expresó sus condolencias y pesar a la señora Ubalda Cuéllar Gómez, abuela de Fidencio, y quien luchó arduamente por la vida del pequeño.

Dijo que el menor, cuando tenía tres años, fue abandonado por su madre, por lo que su abuela paterna se hizo cargo de él y logró la custodia legal.

imagen-cuerpo

Señaló que “Ramoncito”, quien no podía caminar 10 ó 20 metros porque se agitaba y se le ponían moradas su boca y las uñas, recibió la ayuda económica de muchas personas para que fuera operado, a quienes agradeció ese gran apoyo y solidaridad.

Explicó que la Tetralogía de Fallot es una afección poco frecuente causada por una combinación de cuatro defectos cardíacos presentes al momento del nacimiento, los cuales afectan la estructura del corazón y hacen que fluya sangre con una cantidad insuficiente de oxígeno hacia el resto del cuerpo.

En general, los bebés y los niños que padecen esta condición tienen la piel azulada, porque la sangre no transporta suficiente oxígeno. A menudo, el padecimiento se diagnostica durante el primer año de vida o inmediatamente después; a veces, según la gravedad de los defectos y de los síntomas, no se detecta hasta la edad adulta.

Todos los bebés que tienen la tetralogía de Fallot necesitan cirugía correctiva. Las personas con esa enfermedad requieren controles habituales con el médico por el resto de su vida y pueden tener restricciones de la actividad.


PUBLICIDAD