buscar noticiasbuscar noticias

Incendio en Álamos no da tregua

Esperan apoyo aéreo para reforzar combate al fuego que ha consumido dos mil hectáreas

Autoridades de los tres niveles de Gobierno acordaron este miércoles nuevas acciones para combatir el incendio forestal en la Sierra de Álamos, el cual ya suma alrededor de dos mil hectáreas devastadas y que está controlado en un 60 por ciento.

Incendio en Álamos no da tregua
PUBLICIDAD

En una reunión, Edgardo Robles Quijada, representante de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en Sonora, informó que se recibirá apoyo aéreo para el transporte de brigadistas y traslado de víveres a la zona afectada por el siniestro desde el jueves 14.

PUBLICIDAD

El funcionario, acompañado del alcalde Víctor Balderrama Cárdenas y la diputada local Claudia Bours Corral, entre otros, dijo que el Gobierno del Estado gestionó ante la Guardia Nacional un helicóptero, que no cuenta con equipo para combate, por lo que no podrá hacer descargas de agua en el área siniestrada.

Con este equipo aéreo, explicó, se pretende reforzar la mayor parte del perímetro del incendio, donde se dividirá al personal que se encuentra asignado.

“Los vamos a levantar en el helicóptero y los dejaremos en puntos cercanos a los frentes activos, y por las tardes, los juntaremos de nuevo para dejarlos en su mismo campamento, con el fin de hacer más efectivas las labores de sofocación y control del siniestro”, agregó.

imagen-cuerpo

Robles Quijada reconoció que el fuego brincó algunas brechas que los combatientes venían realizando en el área devastada.

“Por mínimo que sea la brasa, este material puede pasar a la línea de control y continuar con el incendio. Esperemos que con este apoyo aéreo los resultados sean más favorables para todos, es decir, para la ciudadanía, como para el personal combatiente que día a día sufre mucho desgaste físico, aun y cuando no se presentan temperaturas arriba de los 45 grados centígrados”, añadió.

Informó también que se ha tomado la decisión de rotar al personal para darle descanso y suplirlo con gente que tenga conocimiento técnico para la sofocación y control del siniestro.

“Se agradece cualquier apoyo voluntario; cualquier mano que se sume al combate es importante, pero muchas veces podemos tener riesgos por desconocer las técnicas de combate, ya que el comportamiento del fuego puede variar de un segundo a otro; personas con experiencia desafortunadamente han perdido la vida, por eso es importante evitar este tipo de accidentes”, dijo.

En el lugar del incendio se encuentran 66 combatientes, 15 de la Sedena, 13 de la Conanp, 10 de la Guardia Nacional, diez de Protección Forestal, diez voluntarios, seis combatientes oficiales y dos más de la Coordinación Estatal de Protección Civil.

imagen-cuerpo


PUBLICIDAD