buscar noticiasbuscar noticias

Alexa, trabajadora del campo que sueña con ser maestra

"Si Dios me permite estudiar la carrera para maestra y logro titularme, prometo que voy a recompensar a mi papi", refiere la adolescente

Al igual que cientos de jóvenes y adolescentes en Etchojoa, Alexa Félix Mendívil sueña con estudiar una carrera profesional para encontrar pronto una oportunidad laboral que le permita ayudar económicamente a sus padres. Su sueño es convertirse en maestra, como su prima y una de sus tías.

Desde el lunes, la joven de 13 años de edad trabaja en el deshierbe de surcos en predios agrícolas junto a su padre, su cuñada y amigos de la colonia El Salitral.

Alexa, trabajadora del campo que sueña con ser maestra
PUBLICIDAD

Desde el lunes, la joven de 13 años de edad trabaja en el deshierbe de surcos en predios agrícolas junto a su padre, su cuñada y amigos de la colonia El Salitral.

PUBLICIDAD

Para limpiar la maleza y proteger al garbanzo, la menor comenta que tiene que utilizar guantes.

Asegura que siempre sale a trabajar al campo con su cubrebocas y una sudadera que la proteja del intenso frío que se ha registrado en los últimos días en el Valle del Mayo.

"Mi meta es estudiar para maestra, pero, por lo pronto, estudio segundo de secundaria; decidí trabajar en el campo para ayudar a mis papás, ya que tienen muchos gastos, todo ha subido y casi no les alcanza", expresó.

La menor señala que la jornada en el campo inicia a las 7:00 y concluye a las 14:00 horas. En los trabajos de deshierbe, dijo, utilizan palas y sus propias manos.

"Si Dios me permite estudiar la carrera para maestra y logro titularme, prometo que voy a recompensar a mi papi, que toda su vida se ha dedicado a trabajar en los campos agrícolas para sacarnos adelante a mí y a mis dos hermanos más grande," compartió.

Alexa confiesa que es la primera vez que trabaja en el campo, a sus escasos 13 años de edad. Si es necesario seguirlo haciendo más adelante, no lo pensará dos veces.

El padre comentó que lamentablemente en Etchojoa no hay oportunidades académicos ni laborales para los jóvenes y adolescentes, pues muchos optan por emigrar a ciudades fronterizas para trabajar.

Cabe mencionar que Etchojoa sigue siendo uno de los municipios más pobres del Estado de Sonora, donde su economía depende en gran medida de la agricultura y la ganadería.

imagen-cuerpo


PUBLICIDAD