buscar noticiasbuscar noticias

Una demanda Yaqui

PUBLICIDAD

La solicitud al Presidente es muy sencilla: que se inicie el proceso de negociaciones amistosas que propone la CIDH desde septiembre de 2015.

PUBLICIDAD

Según se desprende de la misiva enviada con copia al Secretario de Relaciones Exteriores y al Director del Instituto Nacional de Pueblos Indí­genas, la demanda de la Nación Yaqui equivale a analizar el reconocimiento de sus derechos de agua, territorio, bienestar social, salud, educa­ción, desarrollo y otros.

Este proceso se inició poco después de que el entonces Presidente, Ernesto Zedillo Ponce de León, decretara, el 9 de enero de 1997, la expro­piación de dos mil 688 hectáreas de La Cuchilla, en el municipio de San Ignacio Río Muerto.

Y es que, según le dicen a AMLO, “nuestro te­rritorio cada vez se hace más pequeño y el agua que nos corresponde, es derivada hacia intereses ajenos de la tribu Yaqui”.

Pero tras la notificación al gobierno de Enrique Peña Nieto de la admisión de la queja jurídica de los yaquis, el Estado se ha negado a declarar a pesar de que hay medidas cautelares dictadas por la CIDH.

Los indígenas sonorenses tienen plena confian­za en que la actual administración sí responda a la Corte Interamericana y, sobre todo, restituya territorio y agua robados, además del acceso a servicios tan importantes como agua potable, sa­lud, educación, bienestar social y desarrollo, a lo que tienen pleno derecho.

La petición de los yaquis es, sin duda, el plan­teamiento medular de lucha y defensa de todos los pueblos originarios de México, por lo que es urgente iniciar las negociaciones con miras a resolver en definitiva los problemas que por muchos años han golpeado a este sector de la población.

En la carta, los yaquis piden a AMLO que sea como Lázaro Cárdenas del Río, quien en 1937 di­rectamente intervino en los problemas de los in­dígenas, y pronto pueda restablecerse un orden político de gobierno que vaya mucho más allá de la atención y se le considere como sujetos de de­recho, con todo y sus leyes internas.

“Señor Presidente, le hacemos una invitación a que visite nuestro territorio y sostenga una re­unión de trabajo y acuerdos en la Guardia Tra­dicional del Pueblo de Pótam, segunda Cabecera de los Ocho Pueblos, para que la Nación Yaqui y la mexicana encontremos la justicia y reconcilia­ción en lo referente a nuestros derechos sobre el territorio, aguas del río Yaqui, recursos natura­les y desarrollo como un fortalecimiento en esta Cuarta Transformación”, expone el documento.

Firmado por las autoridades tradicionales de Pótam, que encabeza Gerardo Bacasegua Piña, el texto sostiene:

“En el contexto actual, ha habido, y hay, buenos y malos pensamientos, así como ideas y políticas planteadas y en ejecución por parte del Gobierno que ahora usted representa, que aun teniendo buenas intenciones, provocan que cada vez sur­jan más conflictos al no presentar alternativas de solución que atiendan de fondo las demandas de la Tribu Yaqui en defensa de sus derechos, principalmente en lo referente a los asuntos del territorio y el derecho al agua del Río Yaqui que nos corresponde: nuestro territorio cada vez se hace más pequeño y el agua que nos correspon­de, es derivada hacia intereses ajenos de la tribu Yaqui”.

Las explicaciones salen sobrando.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx


PUBLICIDAD