buscar noticiasbuscar noticias

Rumoraron que era secuestrador y lo matan

Un hombre que trabajaba instalando señal para una empresa de televisión por cable de Tehuacán, fue linchado y quemado por pobladores que rumoraron que era secuestrador de niños.

La víctima fue identificada como Manrique M. T., de 38 años, padre de una niña de 8, era originario de Veracruz, pero tenía su residencia de años en Tehuacán.

Rumoraron que era secuestrador y lo matan
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Un hombre que trabajaba instalando señal para una empresa de televisión por cable de Tehuacán, fue linchado y quemado por pobladores que rumoraron que era secuestrador de niños.

La víctima fue identificada como Manrique M. T., de 38 años, padre de una niña de 8, era originario de Veracruz, pero tenía su residencia de años en Tehuacán.

Fue asesinado por habitantes de San Marcos Tlacoyalco, municipio Tlacotepec de Benito Juárez, Puebla.

De inicio, se indicó que el hombre acudió a atender un servicio, cuando comenzó a circular un rumor de que en realidad se trataba de un robachicos, por lo que tres personas lo agredieron.

A las 18:00 horas, la Policía fue notificada, por lo que acudió y se topó con un hombre que era apaleado; pararon la acción y lo llevaron detenido a la comandancia.

Sin sustento alguno, lo retuvieron por espacio de 3 horas; sin embargo, afuera se había juntado una multitud de cerca de mil furiosos vecinos, armados con palos y piedras.

Se robaron una patrulla y rompieron la pared hasta que sacaron al Manrique, no sin antes golpear a los uniformados.

Ya en la calle, el hombre fue apaleado y su cabeza destrozada a pedradas; aunque una ambulancia acudió a atenderle, la turba no lo permitió, sino que sacaron un recipiente con gasolina, lo rociaron y le prendieron fuego.

La madre de la víctima, en medio del dolor por la manera atroz en que su hijo murió, demanda al gobernador Miguel Barbosa que haga justicia, pues Manrique era un buen hombre, con años de laborar para la empresa.

Ya se abrió una carpeta de investigación, por lo que la Policía Estatal asumió el control del municipio, hasta dar con todos los responsables.


PUBLICIDAD