;
buscar noticiasbuscar noticias

Padre e hija están juntos en el sueño eterno

Fallece la pequeña Andy, quien sufría cáncer cerebral; su padre Roberto, que tenía cáncer de estómago, cedió el dinero de su tratamiento para su niña

Hacía unos meses fallecía el hombre que, en un acto de sumo amor por su hija, y padeciendo cáncer de estómago, cedió el dinero de su tratamiento para que su niña Andy tuviera una oportunidad; sin embargo, el mal fue implacable y ahora ella también se reunió con su padre en el sueño eterno.

Padre e hija están juntos en el sueño eterno

La noticia del fallecimiento de la pequeña Andrea Ávila González, Andy, de cuatro años de edad, como le decía su familia de cariño, lo informó su madre, Andrea González.

La familia Ávila González era originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, y la sombra de la desgracia se posó sobre ellos en agosto de 2021, cuando al médico Roberto Ávila Brambila, de 37 años, le diagnosticaron cáncer en el estómago.


El hombre inició su tratamiento contra la enfermedad, pero otra devastadora noticia cimbró a la familia, pues la más pequeña, Andy, también fue diagnosticada con cáncer cerebral, por lo que urgía su tratamiento.

En cuanto supo la noticia, Roberto se negó a seguir invirtiendo en su tratamiento, que era costoso, para cubrir el de su pequeña y tuviera una oportunidad de crecer.

Roberto sucumbió al cáncer el 11 de junio de 2022, mientras que Andy seguía siendo tratada; sin embargo, el enemigo natural, la muerte, también arropó a la pequeña Andrea, quien también dejó de existir.

Afligida por el deceso, la madre de la menor compartió en redes la noticia, y la acompañó con un mensaje lleno de dolor:

"Así es como los imagino ahorita, Andy, siempre te lo dije eres la princesa más valiente, más fuerte y más hermosa de todo el mundo, yo soy feliz de ser tu mamá, siempre, ya no hay más inyecciones ni doctores corazoncito, te llevas un pedazo de mi corazón con el tuyo, dale muchos besos a papá, yo aquí los voy a esperar hasta que toque mi turno de ir con ustedes, jueguen mucho, los amo".

Descansen en paz Roberto y Andy.