buscar noticiasbuscar noticias

“Niños esclavos” sufren abusos de todo tipo

PUBLICIDAD

Tales son los casos de los esta­dos de Guerrero, así como en el denominado Triángulo Dorado de la Sierra de Sinaloa, donde hay “levantamientos” de jóvenes de primarias y secundarias.

PUBLICIDAD

Recordó que hay denuncias sobre ataques a secundarias en Guerrero, donde se llevan a me­nores de edad para que trabajen en la cosecha de mariguana. En Veracruz incluso han cerrado escuelas para evitar que “levan­ten” a los menores, muchos de los cuales nunca son vueltos a ver, sostuvo.

En entrevista con Notimex, Pérez García expresó que el trabajo infantil es resultado de la desigualdad económica, pues 47 por ciento de las familias en México sufren pobreza.

De ese universo, detalló, 4.7 millones están en pobreza ex­trema y enfrentan dificultades para comer cuando menos una vez al día, lo que explica por qué hay más de tres millones de ellos en actividades económicas entre los cinco y los 17 años de edad.

La mayor parte de ellos, se­ñaló, ocho de cada 10 lo hacen en pequeñas unidades, y de esos más de tres millones, unos 500 mil realizan trabajos domésticos, fundamentalmente mujeres, y 2.5 millones están en el sector agrícola o en talleres familiares y venta de servicios.

Detalló que hay tres tipos de actividad económica que reali­zan los menores, como es la fa­miliar o la comunitaria que no necesariamente es perniciosa; hay la que hacen para un terce­ro, donde incluso se les contrata; y están las actividades ilícitas, donde sufren explotación e in­cluso pueden ser esclavizados.

En las comunidades rurales es una práctica tradicional que los padres les trasmitan a los hijos sus conocimientos sobre la siembra y los cultivos, así como el uso de la tierra, involucrán­dolos desde pequeños, lo que no implica que dejen la escuela o que dejen de jugar o estén en riesgo.

Algo similar ocurre con otras actividades como el comercio ambulante, expuso, aunque hay un común denominador: se trata de familias que sufren po­breza extrema, donde el trabajo de los hijos forma parte de sus ingresos.

La que se realiza por con­trato, expuso, particularmente en las zonas urbanas, se hace principalmente en la industria de la construcción, donde se tiene como prioridad contratar a adolescentes indígenas, quie­nes están urgidos de obtener un ingreso, sin conocer sus de­rechos laborales y muchos son analfabetas e incluso no hablan español.

Casos semejantes se ven en la industria minera y, por su­puesto, en el sector agrícola, donde familias enteras viajan de Oaxaca o Guerrero hacia los campos de Sinaloa, Sonora y Baja California, por mencionar los más notables.

Estas últimas actividades sí son perniciosas, porque pueden significar la pérdida de escuela, riesgos para su salud, ausencia de días de descanso y en ocasio­nes hasta exceso de violencia y, pese a ello, la contratación pue­de ser legal, pues la Ley Laboral permite que un adolescente de 15 años en adelante trabaje con la supervisión de la Secretaría del Trabajo.

Los menores que son con­tratados enfrentan varias des­ventajas, como el hecho de que perciben menos salario que un trabajador adulto y no pueden ser dados de alta en el Institu­to Mexicano del Seguro Social (IMSS), ni ser parte de sindi­catos, ni tienen oportunidad de presentar recursos jurídicos cando son objeto de alguna in­justicia.

Cuando se desagregan los datos de la niñez o personas menores de 18 años, la pobreza alcanza 53 por ciento de los casi 22 millones de niñas, niños y adolescentes, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)


PUBLICIDAD