buscar noticiasbuscar noticias

Maltrato familiar y olvido oficial orillan a una niña al suicidio

La pequeña quedó bajo el cuidado de su abuela y su tío al ser abandonada por sus padres, pero ellos la violentaban de tal manera que fue llevada a un refugio de la Fiscalía de Justicia, donde se quitó la vida

La pequeña Roberta Citlali, fue abandonada por sus padres, quedando bajo los cuidados de su abuela y su tío, quienes la maltrataban de tal manera, que los vecinos llamaron a las autoridades para que la protegieran. Fue así que la niña, de 13 años, terminó en un refugio de la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México, donde se suicidó.

La menor estaba bajo el cuidado del personal del Refugio Especializado para Mujeres y Niños Víctimas del Delito de la Trata de Personas, pero la descuidaron a tal grado que cuando fueron a ver cómo estaba, la encontraron muerta en el baño, donde se suicidó colgándose con unos calcetines atados a la regadera. Hasta anoche, su cuerpo todavía estaba en la morgue, pues nadie lo había reclamado.

Maltrato familiar y olvido oficial orillan a una niña al suicidio
PUBLICIDAD

La pequeña Roberta Citlali llegó al refugio de la Fiscalía desde septiembre de 2020, ya que las autoridades la habían retirado de su casa, donde era víctima de violencia y maltrato.

PUBLICIDAD

En el refugio no sabían dónde estaban sus padres, pues la habían abandonado, por eso vivía con su abuela y su tío, pero eran ellos los que la maltrataban.

Al ingresar al Refugio de la Fiscalía, la pequeña Roberta Citlali fue diagnosticada con crisis de ansiedad y estrés postraumático, por lo que fue atendida en el Hospital Pediátrico Infantil, donde le indicaron llevar un tratamiento farmacológico.

La Fiscalía aseguró que en los informes del personal hacían énfasis en la atención psicológica de la menor y pese a sus esfuerzos por brindarle atención integral, multidisciplinaria, tratamiento psiquiátrico y psicológico, la pequeña tuvo una crisis y posiblemente ese episodio la orilló a quitarse la vida.

La pequeña Roberta Citlali murió alrededor de las 8:00 de la noche del domingo, y fue una trabajadora social quien la encontró sin vida.

Ella declaró que cuando llegó a la habitación de la menor la vio en el baño, con unas calcetas alrededor del cuello y el otro extremo atado a la regadera, por lo que pidió ayuda a elementos de la Policía Auxiliar, quienes la bajaron y trataron de reanimarla, pero ya no contaba con signos vitales.

Peritos, agentes de la Policía de Investigación y un Ministerio Público, acudieron para iniciar la investigación sobre la muerte de la niña, quien fue trasladada al forense para realizarle diversos estudios y se abrió un expediente por el delito de homicidio culposo.