buscar noticiasbuscar noticias

Fallece Don Enrique Robinson Bours Almada

Grupo Bachoco está de luto. Este jueves 13 de agosto dejó de existir su fundador y presidente del Consejo de Administración, Don  Enrique Robinson Bours Almada.

Hombre visionario, sencillo, de carácter afable y noble corazón, se enamoró de la Filosofía, carrera que estudió y dejaría, por consejo de su señor padre, para cursar algo más productivo: ingeniería industrial.

Fallece Don Enrique Robinson Bours Almada
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Grupo Bachoco está de luto. Este jueves 13 de agosto dejó de existir su fundador y presidente del Consejo de Administración, Don  Enrique Robinson Bours Almada.

Hombre visionario, sencillo, de carácter afable y noble corazón, se enamoró de la Filosofía, carrera que estudió y dejaría, por consejo de su señor padre, para cursar algo más productivo: ingeniería industrial.

Sin embargo, los conocimientos adquiridos en filosofía, le sirvieron a Don Enrique para enfocarse en el negocio familiar de la industria automotriz y para predicar con el ejemplo.

Al tiempo de permanecer en el negocio de los autos, decidió emprender, como mero pasatiempo, la actividad avícola.

Primero se dedicó a la crianza de pichones y pollos, pero al ver que era una actividad redituable, se enfocó en comprar mil pollitos, los cuales criaría con su esposa, Doña Beatriz.

Y lo hizo: acondicionó la cochera de su casa y ahí sentaron las bases de lo que sería Granja Bachoco: mientras Don Enrique estaba en la concesionaria, su esposa Beatriz comercializaba los huevos entre vecinos y amigos.

Sin embargo, no podía más estar dividido entre autos y pollos, por lo que luego de permanecer 20 años en la primera actividad, decide dedicarse de lleno a una empresa que resultaba buen negocio.

Al lado de sus hermanos, Alfonso, Javier y Juan, funda la empresa avícola más importante de México y ubicada entre las 10 más importantes productoras de pollo del mundo: Grupo Bachoco.

Asimismo, su incansable trabajo y su visión empresarial lo llevaron al Salón de la Fama de la Apicultura Latinoamericana, de la Fundación Mexicana para la Salud y del Instituto e Investigación Educativa.

A su muerte, Don Enrique deja un enorme legado y la historia de un hombre que jamás perdió la visión empresarial, pero en especial su carácter afable y sencillo, que le hizo ganarse el respeto de la sociedad y el amor de los suyos.

Descanse en paz, Don Enrique Robinson Bours Almada.


PUBLICIDAD