buscar noticiasbuscar noticias

El 75 % de trabajadores en México sufren de Tecnoestrés

El tecnoestrés consiste en el estrés físico que se produce por el uso de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y que desencadenan efectos psicosociales negativos en los teletrabajadores. Esto se produce por la mala adaptación del empleado con la tecnología.

Precisamente el coronavirus empujó a que se incremente el teletrabajo, pero también agravó el tecnoestrés. A tal punto, que en México el 75 % de la fuerza de trabajo lo padece, según la coordinadora de Psicología Organizacional de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Erika Villavicencio-Ayub.

No obstante, el tecnoestrés también está vinculado a los desajustes que existen entre las demandas laborales y los recursos personales. Los empleados se ven afectados por no contar con los recursos necesarios para desempeñar las labores desde casa. Aunque en el caso de España los empleados manifiestan sentirse "quemados" por las largas jornadas que cumplen y la sensación de no desconectarse.

El 75 % de trabajadores en México sufren de Tecnoestrés
PUBLICIDAD

El director del portal informativo ReviewBox, José Contreras, explicó que "el 81 % de los empleados no recibe el apoyo tecnológico de las empresas para desarrollar el teletrabajo. De manera que, los empleados disponen de los pocos recursos que poseen en sus hogares como: dispositivos móviles, computadoras, tablets, pero en muchos casos no se encuentran en condiciones óptimas. Por lo tanto, genera un atraso en la productividad del teletrabajador que termina cumpliendo más horas de trabajo, mientras solventa los problemas técnicos".

Cuando los teletrabajadores tienen problemas técnicos se incrementa el tecnoestrés, porque se percatan de la realidad de contar con los recursos suficientes para desarrollar el trabajo. También porque terminan trabajando más horas de las que estaban acostumbrados y además tienen un gasto mayor de dinero que cuando acudían a sus oficinas.

De acuerdo con una encuesta de la firma Willis Towers Watson en México a 143 organizaciones consultadas con más de 514.000 empleados, solo el 57 % implementó el teletrabajo, pero únicamente el 9 % apoya financieramente a los empleados con algún tipo de subsidio.

Aparte de no recibir un subsidio, el empleado también se encuentra vulnerable a sus horarios laborales, ya que existen jefes que pretenden que estén disponibles para cualquier eventualidad 24/7, incluido los fines de semana. Esto conlleva a un aumento del tecnoestrés o tecnofatiga.

Los síntomas para reconocer este tipo de estrés son: caída del cabello, afectación del ciclo de sueño (dificultad para conciliarlo), consumo excesivo de alimentos, preocupación, miedo, angustia o depresión. En este sentido, la psicóloga explicó que el empleado muchas veces calla está situación por miedo a ser despedido.

La especialista mencionó que algunas de las medidas a las que se puede recurrir para evitar el tecnoestrés es establecer horarios de conexión y retomar hábitos saludables como: mejorar la alimentación y la rutina de sueño.