buscar noticiasbuscar noticias

El 27% de mexicanos presentó síntomas de depresión y el 32% de ansiedad

Después de un año de la aparición de la pandemia del COVID-19, se han lanzado acciones para atender la depresión o la ansiedad. Sin embargo, los expertos advierten que no hay una estrategia eficaz para hacer frente a estas alteraciones de la salud mental.

Según una encuesta del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana (Equide), el 27 % de las personas mayores de 18 años presentó síntomas de depresión, mientras que el 32 % manifestó síntomas severos de ansiedad.

El 27% de mexicanos presentó síntomas de depresión y el 32% de ansiedad
PUBLICIDAD

En una entrevista, Alejandro Domínguez Rodríguez, licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y doctor por la Universidad de Valencia, afirmó que la salud mental se volvió fundamental durante la pandemia, pero entró en estado de emergencia al no existir una estrategia para su atención oportuna.

PUBLICIDAD

Por su parte, Diana Sheinbaum Lerner, coordinadora del Programa Discapacidad y Justicia de la organización Documenta, señaló que la mala atención en salud mental ha generado violaciones a los derechos humanos.

“No solo se trata de hacer que la atención esté disponible, sino que sea de calidad, prioritaria, y que no implique una mayor vulneración y un mayor sufrimiento a los derechos humanos de los usuarios”, dijo.

Por ello, ambos especialistas consideran urgente la implementación de políticas públicas y programas dirigidos a la readaptación de los menores y de las personas en el ámbito social.

En este sentido, la pandemia también ha puesto en evidencia que una mala alimentación puede afectar la salud mental de la población. Según Dannie Hansen, fundador de Sundt, una dieta alta grasas y baja en carbohidratos ayuda a compensar el efecto de la deficiencia de vitamina B12 en personas con fatiga mental y mala memoria. Además, afirma que ‘’seguir con la dieta mediterránea, popularizada en España e Italia, brinda protección contra los síntomas de la ansiedad y la depresión. Esto debido a la integración de grasas saludables, como el omega-3 que reduce la inflamación y aumenta el estado de ánimo’’.

Por otra parte, un estudio de la psicóloga María Elena Medicina Mora-Mora, publicado por la UNAM y el Instituto Nacional de Psiquiatría, reveló que los trastornos mentales afectan a alrededor de 30 % de la población, siendo la depresión la más común, y que solo recibe el 3 % de atención médica.

Asimismo, el estudio indicó que existe un desbalance entre salud física y mental, ya que, del presupuesto para el sector, solo el 2 % está orientado para la atención a la salud mental. Frente a este panorama, el pasado 17 de febrero, la Cámara de Diputados aprobó un dictamen para que la salud mental se considere de atención prioritaria.

Aunque este proyecto es positivo,Sheibaum advierte que continúa siendo insuficiente, pues la documentación (ahora en manos del Senado) no plantea una política de desinstitucionalización ni aumento de presupuesto.

“La atención a la salud mental se tiene que dar en la comunidad. La pandemia nos ha hecho ver que el encierro no puede ser terapéutico”, concluyó Sheibaum.