buscar noticiasbuscar noticias

¿De antojo? Una pizza es opción, pero en Durango es extrema

Uno de los máximos placeres de la vida (y necesidad humana) es comer, y a través de los siglos, el hombre ha experimentado con infinidad de platillos.

Con el paso del tiempo, cada país se ha distinguido por crear sus propios platillos que los identifican, y hasta cada estado de esa nación tiene un plato especial.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Uno de los máximos placeres de la vida (y necesidad humana) es comer, y a través de los siglos, el hombre ha experimentado con infinidad de platillos.

Con el paso del tiempo, cada país se ha distinguido por crear sus propios platillos que los identifican, y hasta cada estado de esa nación tiene un plato especial.

México, cuya gastronomía es patrimonio mundial de la humanidad, también ha hecho enormes y deliciosos aportes a la cocina mundial.

Y así como cada país, en cada entidad federativa también existen los platillos tradicionales, como la carne asada de Sonora, el mole de Puebla y las tlayudas, por mencionar unos ejemplos.

Así como los platillos importados: como la comida china, el espagueti, el sushi, boneless y más, que tienen sus aportes a la cocina mexicana.

Sin embargo, Durango se ha puesto en la picota al experimentar con un producto italiano y con un arácnido que abunda en su tierra: pizza de alacranes.

Pese a que existen en algunas latitudes golosinas con este arácnido, como lo leyó: este peculiar alimento ha desatado la locura entre los duranguenses, pues se ha convertido en la más pedida por la clientela.

Pese a que parece riesgoso comerla, en realidad al alacrán le despojan de su ponzoña, por lo que se vuelve inofensivo y de fácil digestión.

Así que si el pasito duranguense le parece llamativo, una exótica pizza de alacranes es algo que quizá no le atraiga, pero que muchos están dispuestos a probar.


PUBLICIDAD