buscar noticiasbuscar noticias

Coronavirus no frena muro de Trump

Ambientalistas acusan que la obra provoca una profunda “cicatriz” en el Desierto de Sonora, donde existen 93 especies en peligro de extinción

En plena contingencia y restricción de movilidad por la pandemia de coronavirus y renuciando a 41 leyes ambientales, la administración de Donald Trump ha continuado la construcción del muro fronterizo entre México y Estados Unidos.

PUBLICIDAD

El área donde se está levantando a marchas forzadas es en el Desierto de Sonora, que alberga 93 especies amenazadas, consignaron imágenes captadas con dron por el Centro para la Diversidad Biológica.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

En su primera etapa, el muro está construido con valla de acero y concreto, y tiene una altura de 9.1 metros y registra un avance de 119 kilómetros.

Esta fase divide en 2 los corredores biológicos que comparte México con Estados Unidos.

SI DESEAS RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS AL INSTANTE POR WHATSAPP, SOLAMENTE ÚNETE A ESTE LINK 

https://chat.whatsapp.com/GvVoj0On7mQJuuRExfDcpP

Las imágenes fueron compartias por Ernesto Méndez en su cuenta de Twitter, quien posteó: “El muro de acero y concreto, fragmenta los corredores biológicos que comparte la Reserva de la Biosfera del Pinacate y Gran Desierto de Altar del lado mexicano con el Organ Pipe Cactus National Monument y Cabeza Prieta National Wildlife Refuge en Estados Unidos. @CenterForBioDiv”.

Asimismo, ambientalistas como Laiken Jordahl advirtieron que el muro daña un hábitat de especies en peligro de exitinción, como el jaguar, el borrego cimarrón y el berrendo sonorense, además de destruir sitios sagrados de nativos americanos e historia natural..

"Trump está arrasando con los paisajes más bellos y accidentados de las tierras fronterizas por una promesa de campaña retorcida; el muro en estas tierras protegidas matará la vida silvestre, destruirá sitios sagrados y provocará una horrible cicatriz en el corazón del desierto más biodiverso del mundo”, denunció.

Acusaron que estos recursos podrían emplearse para combatir la pandemia y salvar vidas, pero que Trump los está dilapidando en un monumento a sí mismo.


PUBLICIDAD