buscar noticiasbuscar noticias

Cambian el fitness por los tacos

Definitivamente la crisis económica y sanitaria originada por la presencia del coronavirus ha sacado el ingenio y las ganas de seguir adelante de muchos empresarios, que prefieren cambiar de giro que dejar de producir.

Es el caso de Jaime Rojas, que tenía su gimnasio "Guerrero Fitness", pero debido al cierre por el confinamiento y al no ser una actividad necesaria, se vio obligado a cerrar.

Cambian el fitness por los tacos
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Definitivamente la crisis económica y sanitaria originada por la presencia del coronavirus ha sacado el ingenio y las ganas de seguir adelante de muchos empresarios, que prefieren cambiar de giro que dejar de producir.

Es el caso de Jaime Rojas, que tenía su gimnasio "Guerrero Fitness", pero debido al cierre por el confinamiento y al no ser una actividad necesaria, se vio obligado a cerrar.

Sin embargo, no pudo quedarse quieto mucho tiempo, y como le cobraban renta por su negocio, le dio uso, pero con un giro radical: taquería "£Los Mamados".

"La gente que nos conoce dice que ahora queremos subirlos de peso para después bajarlos y cobrarles más", seóala el entrenador y ahora taquero.

El establecimiento se encuentra en la colonia Guerrero, en la alcaldía Cuauhtémoc, de la Ciudad de México.

Por su parte, David López, director del gym, seóala:"No nos podíamos detener en ya cerramos y hasta que las autoridades nos den permiso, entonces tuvimos la iniciativa de implementar un segundo negocio".

Ahora, laboran en algo totalmente distinto y que, por no estar acostumbrados, se les hace sumamente pesado: picar cebolla, cilantro y rellenar saleros; asar carne, preparar salsas y calentar tortillas.

"Es más pesado lo que ahora hacemos el picar cebolla y todo el trabajo que tenemos porque pues era algo que no estábamos acostumbrados y que en mi caso nunca había hecho", afirma el instructor Gustavo Contreras.

Y aunque los tacos no dejan lo mismo que el negocio del fitness, al menos les asegura un ingreso para continuar sus vidas, en lo que retoman la actividad de sus amores, si es que no se encarióan más con la grasa que con la proteína.


PUBLICIDAD