buscar noticiasbuscar noticias

"Feliz por mi libertad, pero triste porque no tengo justicia"

El profesor Manuel Germán Ramírez Valdovinos estuvo preso 21 años en el penal de Almoloya de Juárez, acusado de asesinar a un hombre que, según las pruebas reunidas, se encuentra con vida

En medio de aplausos y gritos de sí se puedo, y a dos días de su liberación tras 21 años preso injustamente en Almoloya de Juárez, este martes el profesor Manuel Germán Ramírez Valdovinos dio una conferencia de prensa frente a Palacio Nacional.

Acusado de asesinar a un hombre, quien, según las evidencias reunidas, se encuentra con vida, el educador estuvo acompañado Bryan LeBarón, Pedro Carrizales “El Mijis”, y su esposa Itzel del Carmen Perea, el profesor Manuel dijo sentirse muy contento por estar libre, pero triste porque no se le ha hecho justicia.

Feliz por mi libertad, pero triste porque no tengo justicia

imagen-cuerpo

PUBLICIDAD

Ramírez Valdovinos agradeció al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, su apoyo e intervención en este proceso para poner fin a esta pesadilla, luego de ser víctima de tortura y fabricación de delitos, así como de una detención arbitraria.

En la explanada del Zócalo capitalino, el profesor Manuel lanzó un llamado a poner fin a la corrupción dentro de los juzgados, dentro del Poder Judicial del Estado de México, donde en verdad existe, dijo, una podredumbre encargada de crear culpables inocentes, de poner a muertos vivos, “como fue mi caso” dijo. “Manuel Martínez Elizalde está vivo y yo fui víctima de ellos y tengo documentos que así lo demuestran”.

“Ahora mi objetivo es hacer equipo con quienes se preocupan por personas que, como yo, han sido víctimas de acciones injustas”, recalcó.

imagen-cuerpo

Lejos de apegarse a la ley que protege a las víctimas para resarcir el daño, dijo que hay cosas más importantes por hacer, como lograr la verdadera transformación del país.

Agregó que pide justicia para miles de víctimas del sistema, castigo para quienes destruyen vidas a cambio de dinero y para que los derechos humanos dejen de ser un sueño y dejen de estar centralizados a un reducido grupo de intereses.

“La verdad y la justicia siempre terminan por triunfar ante cualquier adversidad”, aseguró.

Este hecho cobró especial relevancia luego de que un diputado local de San Luis Potosí y el activista Bryan LeBarón pidieran al Gobierno del Estado de México la solicitud de indulto para el profesor, que llevaba más de dos décadas injustamente preso.