buscar noticiasbuscar noticias

El valor de las estadísticas en los gobiernos

En política, seguido dan información y datos estadísticos, que presentan en diferentes modalidades, pero a quienes van dirigidas, es difícil entender

La estadística tiene varias definiciones, su aplicación también se le puede dar para diferentes fines, en muchos de los casos, no explican la realidad de las cosas, los sucesos, principalmente cuando se aplican con fines políticos. Ejemplo:


Nicanor Parra dice: hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. El consumo promedio. Uno por persona.


Tal vez para efectos estadísticos la resolución sea la correcta, pero para efectos de quienes se comieron los panes, no.

En el aspecto político, los gobernantes dan continuamente información y datos estadísticos, ellos, doctos en el arte de la persuasión la presentan mediante diferentes modalidades, en más de una ocasión a quienes van dirigidas, les es difícil entenderlas.

Las estadísticas que ello manejan en sus finas presentaciones, muchas son negativas, otras positivas, en unas dicen que tienden a la baja, otras por lo contrario van a la alza. Claro está, de acuerdo a sus conveniencias.

Hablan entre otras cosas, de inflación, devaluación, de empleo, desempleo, riqueza, pobreza, aceptación de su forma de gobernar, etc.

Hablan también de la delincuencia en todas sus presentaciones que se ha asentado en todos los rincones del país, principalmente en las últimas cuatro administraciones federales. Pero tanto el gobierno actual como los anteriores juegan con una guerra de estadísticas, queriendo que la población acepte sus verdades mediante gráficas presentadas, donde manifiestan cada uno de ellos que la delincuencia en sus respectivos gobiernos fue controlada, o está a la baja en comparación de los demás.

Sin embargo, la percepción del pueblo es no creerle a nadie, más que las realidades que están y estamos viviendo.

En torno a la delincuencia, el presiente López Obrador asegura que en lo que va de su mandato según sus datos los homicidios dolosos han ido constantemente a la baja. Mientras los conservadores, como él define a los que no comulgan con su forma de gobernar, también con otros datos le dicen que en el término de cuatro años de su gobierno ha acumulado más muertes que en los seis de Calderón.

A nivel local las cosas no cambian mucho, las estadísticas presentan a un gobierno municipal anunciando mejoras en todos los aspectos, incluyendo desde luego la situación en torno a la violencia.

Es común la práctica de hacer comparaciones con tiempos y cifras que dé resultados a modo, ya sea presentándose en aspectos cuantitativos y cualitativos. Que en el mayor de los casos no muestran la realidad de lo que se expone.

Las estadísticas mostradas recientemente por el alcalde de Cajeme, en torno a los homicidios dolosos, quizá impresione mucho el aspecto cualitativo, pero la realidad y la percepción ciudadana en torno a esto, no se puede dibujar ni mostrar mediante gráficas de barras, circulares o de pastel.

Si es cierto que la influencia de los crímenes dolosos se empezó a incrementar en el trienio de Rogelio Díaz Brown, en el que se dieron en toda su administración, poco más de 500,luego, en la administración de Faustino Félix Chávez se alzaría con números aproximados a 600, pero nada que ver con los más de 1500 en la administración de Sergio Pablo Mariscal Alvarado.

Habría que ver la proyección de homicidios dolosos en este trienio. Se podría hacer en grafica de barras, o en graficas circular o de pastel.

A simple vista y considerando los datos reales de este rubro en estos últimos meses, esta administración se llevará con muchos a la penúltima y antepenúltima, es decirla de Félix Chávez y Díaz Brown y corre el riesgo de aproximarse o de superar a la de Sergio pablo Mariscal.

Dios quiera que no, sería mejor para todos, un día ver que la curva de la delincuencia, incluyendo la de homicidios dolosos se ha domado.

Que eso de que vamos y fuimos a la baja sea cierto.

Ojalá que la IVT lo cumpla, que no malgasten el tiempo.