buscar noticiasbuscar noticias

VIDEO: Atrapan gigantesco pez remo, el predictor de sismos

Al enorme espécimen de las profundidades se le atribuye el que cuando llega a la superficie no significa nada bueno

Habitantes de la costa de la portuaria ciudad de Arica, en Chile, se sorprendieron enormemente, ya que en la costa capturaron a un gigantesco pez remo, de seis metros de longitud.

VIDEO: Atrapan gigantesco pez remo, el predictor de sismos

El inusual hallazgo paralizó a los moradores, pues se cree que cuando el animal emerge de las profundidades, es porque un desastre natural, especialmente, terremoto se avecina.


De acuerdo con información de medios chilenos, el extraordinario espécimen fue capturado por un grupo de pescadores; sin embargo, se desconoce cómo es que el pez apareció en esa zona.

El animal fue llevado al puerto, donde lo sacaron con una grúa; posteriormente, lo depositaron en el suelo, para medir sus proporciones, causando asombro entre chicos y grandes.

LA LEYENDA

El pez remo, de acuerdo con National Geographic, es un vertebrado que tiene su hábitat es en todos los mares y a profundidades de hasta mil metros.

Tiene forma de cinta y el más largo encontrado es de 17 metros de longitud y con un peso de más de 250 kilos.

Asimismo, indica que la leyenda de que el espécimen predice terremotos se atribuye a Japón, donde se le dice "El Mensajero", ya que indica que con la captura de uno de ellos es mal presagio, ya que es indicativo de que se avecina un desastre natural, principalmente un terremoto, ya que al estar a gran profundidad perciben el movimiento del lecho marino.

Sin embargo, no existe evidencia científica de que esto sea así, la empírica señala varios acontecimientos que coincidieron con su aparición en la superficie.

Y es que, de acuerdo con el sismólogo Yoshiaki Orihara, aunque existe poca relación en ello, en un artículo publicado en el boletín de la Sociedad Sismológica de América, se informó el avistamiento de 336 remos, entre noviembre de 1928 y marzo de 2011, y que ningún hallazgo ocurrió dentro de los 30 días subsecuentes a un sismo magnitud de 7 o superior.