buscar noticiasbuscar noticias

Tenía una botella en el intestino; no supo cómo llegó ahí

El hombre hizo creer a su esposa que estaba estreñido; no contó lo que ocurrió, pero una tomografía mostró lo que tenía

Un incidente que dejó a los médicos con más preguntas que respuestas, ocurrió en u hospital de Irán, donde un hombre llegó a urgencias con tremendo dolor de vientre y le dijo a los doctores que estaba estreñido; sin embargo, luego de una tomografía descubrieron que tenía una botella alojada en el intestino grueso. Dijo que no supo cómo llegó ahí.

Tenía una botella en el intestino; no supo cómo llegó ahí

El incidente se registró en la ciudad de Sarí, la capital de la provincia de Mzandarán, ubicada al norte del país, hasta donde un hombre llegó al Hospital Imam Khomeini acompañado de su esposa, quien estaba preocupada porque su marido refería fuerte dolor de vientre, falta de apetito y no iba al sanitario.


Rápidamente, los doctores auscultaron al paciente, por lo que, para determinar qué pasaba le enviaron a hacer una tomografía.

El resultado los dejó atónitos, pues el sujeto tenía una botella de aproximadamente 17 o 18 centímetros alojada en el intestino grueso.

imagen-cuerpo

El caso fue tema de un artículo del Clinical Case Reports, en el que se explicó que el tipo había introducido la botella por el fondo, pensando que podría sujetarla del cuello, pero falló, por lo que aguantó con el recipiente tres días, hasta que el dolor se hizo insportable.

Aunque no se indicó la razón que tuvo el hombre para hacer tal cosa, los médicos lo relacionan con una práctica sexual, como en casos similares.

A fin de extraer el cuerpo extraño, el sujeto fue sometido a una operación; además, no sufrió heridas internas ni perforaciones, por lo que tres días después fue dado de alta.

Los médicos no revelaron la identidad del paciente, pero quizá el motivo fue que Irán es un país en el que impera la religión islámica, que considera el homosexualismo como un pecado, acreedor a la pena de muerte.

Sin embargo, no se fue liso, sino que fue canalizado a una clínica siquiátrica para una evaluación, ya que el paciente tenía antecedentes de depresión.