buscar noticiasbuscar noticias

Recoger un dólar la deja paralizada y en urgencias

La mujer contó que en minutos, su cuerpo se entumeció y casi no podía respirar o moverse; en el hospital dijeron: "sobredosis accidental de drogas"

Quién no ha sentido la emoción de encontrarse dinero, levantarlo y, por qué no, gastarlo en lo que más gustes. Pues eso le pasó a una mujer de Estados Unidos, pero lo que pasó después conmocionó a los médicos.

Recoger un dólar la deja paralizada y en urgencias

Se trata de Renée Parsons, de Bellevue, Tennessee, quien a través de su cuenta de Facebook contó que iba con su familia a una conferencia en Dallas, Texas, pero les dio hambre por lo que decidieron parar en un restaurante de comida rápida.


Narró que vio un billete de un dólar en el piso, por lo que sin pensar en riesgo alguno, se agachó y lo recogió. Hasta ahí todo bien.

Sin embargo, pasaron unos minutos para que Renée comenzara a sentirse mal, pues un ardor empezó a recorrer su cuerpo, el cual inició en los hombros y de ahí se fue expandiendo, hasta adormecerlo por completo.

"Fue casi como una sensación de ardor, por así decirlo, que comienza aquí en los hombros y luego simplemente baja porque es casi como si se estuviera adormeciendo todo el cuerpo"; al poco perdió el conocimiento.

Su esposo la vio pálida y pensó que estaba muriendo, por lo que inmediatamente se dirigieron al hospital, donde los médicos la tuvieron en observación; cuando los síntomas pasaron fue dada de alta con un diagnóstico que dejó a Renée y su esposo sorprendidos: "sobredosis accidental de drogas".

Dado a lo ocurrido, la pareja piensa que el papel moneda estaba impregnado de fentanilo, hipótesis que no ha sido confirmada por expertos.

Al respecto, un policía de Metro Nashville, dijo que la fémina nunca estuvo expuesto a la potente droga, pues no requirió ser reanimada y el resto de las pruebas no arrojaron sustancias ilícitas.

Además, la doctora Rebecca Donald, experta en fentanilo por el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, expuso que los síntomas no indicaban envenenamiento por la droga.

Sin embargo, Renée no comparte la opinión de los médicos, pues no inventó nada de lo que sintió. "Lo que sí sé es cómo me sentí, qué pasó. No se puede inventar", sostuvo.