buscar noticiasbuscar noticias

Le arranca el cuero cabelludo a su pareja por celos

El sujeto le arrancó con un cuchillo varias pulgadas del cuero cabelludo para que ningún hombre la mirara

Armando José Castro Maldonado, recibirá sentencia luego de la agresión realizada contra Kenede Susana Vega Garizao, madre de tres hijos, a quien le arrancó el cuero cabelludo con un cuchillo de cocina por negarse a tener relaciones íntimas con él y con el fin de que ningún hombre volteara a verla.   

Le arranca el cuero cabelludo a su pareja por celos
PUBLICIDAD

Los hechos ocurrieron el 20 de agosto de 2018, cuando Susana tenía 25 años de edad; el sujeto acusado de intento de feminicidio agravado, recibirá sentencia el próximo 29 de abril, podría pasar más de 24 años en la cárcel.

PUBLICIDAD

Kenede declaró que dos meses antes de la agresión había terminado su relación sentimental con el padre de sus hijos y que estaba durmiendo en la sala de la casa de su cuñada cuando fue atacada.

Expresó que el hombre tomó un cuchillo y le arrancó varias pulgadas de su cuero cabelludo enfrente de sus tres hijos menores de edad por negarse a tener relaciones íntimas con él.

"Yo no podía hacer nada, grité lo más que pude, pero él me tomó con mucha fuerza y me puso boca abajo. Sentía cómo que me estaba matando en presencia de mis hijos, temía lo peor, incluso lo único que esperaba era que no atacara a mis pequeños", expresó Kenede.

Maldonado fue capturado en el barrio Santuario de Barranquilla el 23 de agosto de 2018 y permanece privado de su libertad en en la cárcel distrital.

Kenede comentó que cuando denunció al hombre y tuvo que enfrentarlo en los juzgados era muy difícil verlo, ya que el sujeto se burlaba de su apariencia.

"Cuando iba trataba de no mirarlo, porque cuando me miraba se reía de mí porque no tenía cabello y usaba turbantes", dijo.

Esta no era la primera vez que la joven sufría maltratos a manos de Maldonado; la anterior, fue cuando en un ataque de celos la intentó ahogar en un estanque. En esa ocasión la hermana del agresor impidió una tragedia.


PUBLICIDAD