;
buscar noticiasbuscar noticias

Asesina y descuartiza a sus padres con una motosierra

"Rezamos por que el balazo haya sucedido antes que el desmembramiento", indicó el fiscal; los policías quedaron horrorizados con la escena del crimen

Esa noche no sería como las demás, pues la muerte acechaba a dos ancianos, pero no naturalmente, sino a manos de su propia hija, quien les disparó en la cabeza y luego descuartizó sus cuerpos con una motosierra.

Asesina y descuartiza a sus padres con una motosierra

Se trata del horrible crimen perpetrado por Verity Beck, de 49 años de edad, quien sin miramiento alguno acabó con la vida de sus progenitores, Reid y Miriam Beck, de 70 años.

El asesinato ocurrió en el domicilio ubicado Jenkintown, en Beverly Road en el condado de Montgomery, Pensilvania, Estados Unidos, el cual fue descubierto nueve días después de la masacre.


Y es que un hermano de la asesina acudió a ver a sus padres y notó en la casa algo similar a un cadáver oculto debajo de una manta.

En esa ocasión, la mujer le dijo a su hermano que todo estaba bien en la residencia, que todo estaba normal, pero no le creyó, por lo que llamó a las autoridades a fin de que hicieran un control de bienestar en la casa de sus padres, pues no había tenido noticias de ellos desde el 7 de enero.

Cuando llegaron la escena los dejó horrorizados, pues los recibió el fuerte olor a descomposición, y cuando encontraron los cuerpos mutilados, en diferentes fases, refirió el fiscal de Montgomery, Kevin R. Steele.

De acuerdo con el reporte, el anciano Reid estaba envuelto en una sábana y en un edredón, pero cuando observaron los restos con detenimiento, encontraron que también estaban algunas partes de Miriam.

"Había signos de trauma extremo ,y les diré: se encontró la motosierra. Tanto Reid como Miriam fueron encontrados en diferentes etapas de desmembramiento".

Y agregó: "Esperamos y rezamos para que eso (los balazos) haya sucedido primero", refirió.

La autoridad informó que Verity residía en casa de sus padres, de donde tomó la herramienta para desmembrarlos; luego echó algunas partes en bolsas de basura y las echó en depósitos para basura.

Aunque el fiscal no compartió el motivo del horrible asesinato, se limitó a decir que la criminal había intentado forzar la caja fuerte de la casa.

Ahora, la parricida deberá enfrentar la justicia bajo los cargos de asesinato en primer grado y asesinato en tercer grado; además, permanece encerrada sin derecho a fianza.