buscar noticiasbuscar noticias

90 segundos para el fin del mundo

Científicos nucleares adelantan el Reloj del Juicio Final y se acerca al Apocalipsis; fue creado en 1945

Científicos nucleares no avizoran nada bueno para la humanidad, por lo que esta semana adelantaron el Reloj del Juicio Final y colocaron las manecillas a tan sólo 90 segundos para la media noche, o el fin.

90 segundos para el fin del mundo

Creado en 1945, este mecanismo fue desarrollado para avisar a los seres humanos qué tan cerca estamos de la aniquilación, ya sea provocado por desastres naturales, enfermedades o por la propia mano del hombre.

La decisión de publicar el avance en el Boletín de los Científicos Atómicos se debió, principalmente, al conflicto Rusia-Ucrania, a la pandemia y al cambio climático.


El Reloj del Juicio Final, como le llamaron, describe como una metáfora lo próxima que está la humanidad de la autoaniquilación.

Año con año, la junta de ciencia y seguridad del boletín, junto con sus patrocinadores (entre los que destacan 11 premios Nobel) adelantan o atrasan las manecillas del reloj simbólico.

Los 90 segundos para la media noche es, actualmente, lo más cerca que están los seres humanos de desaparecer; sin embargo, esperan que jamás llegue el tiempo fatídico.

No obstante, en 2020 estuvo a 100 segundos, donde permaneció por dos años, hasta este 2023.

Sin embargo, la crisis climática, la pandemia y la guerra Rusia-Ucrania le bajó 10 segundo, acercándose peligrosamente al cataclismo que arrasaría a la humanidad, pues significa un riesgo nuclear.

A dos años de haberse creado, el Reloj del Apocalipsis marcaba 10 minutos; luego de la Guerra Fría (URSS-Estados Unidos) en 1991 se atrasó 7 minutos, para quedar en 17 para la media noche.

Desde entonces, y dado a diversos factores, el reloj ha estado retrocediendo, para colocar las manecillas a 90 segundo para el fin del mundo.

El Boletín de los Científicos Atómicos fundado por quienes trabajaron en el Proyecto Manhattan (desarrollo de las primeras armas nucleares), entre ellos Albert Einstein y J. Robert Oppenheimer.