buscar noticiasbuscar noticias

Los Yaquis reciben a los Mayos con una blanqueada de 7-0

El brasileño André Rienzo tuvo un regreso triunfal a la rotación abridora de los Yaquis, para que Obregón iniciara la serie de las tribus con una victoria anoche de 7-0 sobre los Mayos de Navojoa.

El pitcher derecho de 32 años, en su segunda apertura de la temporada, dejó el montículo después de lanzar seis innings en blanco, para dos hits y seis ponches.

Los Yaquis reciben a los Mayos con una blanqueada de 7-0

Aunque tuvo problemas con su control, al otorgar cuatro bases por bolas, Rienzo (1-0), que no tiraba desde el día inaugural contra Mexicali, el 15 de octubre, mostró una recta fuerte de poco más de 90 millas.

El batazo largo hizo otra vez presencia en el line up de los Yaquis, tras conectar los jonrones doce y trece de la campaña.

Paulo Orlando abrió el marcador con su primer cuádruple del año, un batazo por encima del guardabosque izquierdo, cuando había un out en el segundo inning.

Con dos outs en la cuarta entrada, Sebastián Valle le prendió un lanzamiento al venezolano Félix Doubront, para depositar la esférica detrás de la barda del jardín izquierdo.

Fue el cuarto cuadrangular del receptor de Obregón, para mover la pizarra 2-0, el segundo en juegos seguidos.

En el siguiente episodio llegó la tercera rayita de los Yaquis con un sencillo de Tirso Ornelas, tras dos fuera, y triple productor de Alonso Gaytán.

Las cuatro carreras restantes las timbró la tribu de casa en el octavo inning, dos con un doble de regla al izquierdo de Paulo Orlando y el otro par con single de Moisés Gutiérrez. Alonso Gaytán (doble), Roberto López (base), Valle (base) y Orlando llegaron a la registradora.

Después de Rienzo también trabajaron en el montículo por los Yaquis Enrique Chávez, una entrada, Fabián Anguamea, un inning en orden con dos ponches, y Jesús Yavé Estada, el noveno en tres bateadores.

Por Navojoa lo hicieron además de Doubront Gonzalo Ochoa, Antonio Garzón, Edgar Martínez y Óscar Félix, para una labor conjunta de diez inatrapables.