buscar noticiasbuscar noticias

Contento JC Rodríguez de llegar a Cimarrones


El último club en que jugó Juan Carlos fue el de Cafetaleros de Chiapas (ahora Cancún FC) y lo hizo al mando del mismo entrenador argentino que ahora dirige a Cimarrones, quien los solicitó sabiendo del aporte que le puede ofrecer a la baraja de atacantes con que cuenta el D.T.

“Estoy muy contento y alegre de que me den la oportunidad, agradecido con el club y ansioso de que empiece este torneo, este es un equipo que ha ido paso a paso subiendo de categoría y que tiene mucha ilusión de ser grande”, afirmó.

Contento JC Rodríguez de llegar a Cimarrones
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD


El último club en que jugó Juan Carlos fue el de Cafetaleros de Chiapas (ahora Cancún FC) y lo hizo al mando del mismo entrenador argentino que ahora dirige a Cimarrones, quien los solicitó sabiendo del aporte que le puede ofrecer a la baraja de atacantes con que cuenta el D.T.

“Estoy muy contento y alegre de que me den la oportunidad, agradecido con el club y ansioso de que empiece este torneo, este es un equipo que ha ido paso a paso subiendo de categoría y que tiene mucha ilusión de ser grande”, afirmó.


El hecho de haber trabajado previamente con Pereyra el atacante no lo considera como una ventaja, aunque ya sabe lo que le pide a cada jugador, eso lo viene realizando desde el día que se integró a la plantilla, viene con la intención de sumar minutos y aportarle al equipo su capacidad para generar peligro en el área rival.


“Soy un jugador que se basa en darle ritmo al juego, soy tiempista, sé qué hacer con el balón cuando lo tengo, puedo dar diferencia en el equipo en momentos difíciles, tuve dos o tres partidos que sí me eché el equipo al hombro y eso fue lo que le agradó (a Pereyra), la jugada fácil la tengo y me gusta llegar al área”, relató.


El arribo de este atacante formado en las Fuerzas Básicas de Tigres ha sido tomado de muy buena forma por parte del resto del grupo, pues se dice identificado y ya bien familiarizado con todos, eso lo ayudará a adaptarse de mejor forma y rápidamente al equipo, donde la competencia será muy fuerte para obtener los puestos titulares.


En los Tigres le tocó entrenar algunas veces con el primer equipo y se identificó por sus características con el estilo de Lucas el “Chino” Zelarayán y a sus 21 años, con mucho camino por recorrer espera llegar a las alturas que el jugador argentino ha alcanzado, sabiendo de antemano la receta del trabajo diario bien realizado para ir avanzando paso a paso, primero con Cimarrones donde espera hacer bien las cosas.


PUBLICIDAD