Yaquis se preparan para recibir a sus fieles difuntos

Por: Redacción

Octubre marca el inicio de las actividades para la tribu, que ve más allá de 2 días la celebración a quienes ya se fueron

Deniss Cabrera

Con una cruz, un vaso de agua y una veladora a la entrada de las viviendas, las familias yaquis se preparan para recibir a sus fieles difuntos desde el 1 de octubre, pues para ellos, la tradición de Día de Muertos va más allá de la velación el 1 y 2 de noviembre.

Cada lunes de octubre se lleva a cabo una procesión en el atrio de la iglesia y la celebración de una misa, en la que se da nombramiento a los muertos que se encuentran registrados en el libro de las ánimas.

El profesor Teodoro Buitimea Flores, originario de la Loma de Guamúchil, explicó que el último lunes del mes, a las familias se les entrega su libro de las ánimas, mismo que al llegar la media noche del 31 de octubre es colocado sobre el tapanco.

“A partir de la 1:00 de la mañana lo primero que se pone en el tapanco es un café caliente o un cigarro, porque es cuando los ancestros llegan a las casas, de ahí las mujeres preparan los alimentos que van a ser subidos al tapanco”.

La celebración es toda la noche y todo el día, dijo, ya que las ofrendas que se ponen para los fieles difuntos son diferentes para cada uno de los integrantes de la familia de acuerdo a lo que en vida les gustaba comer o beber.

Es el día dos cuando la ofrenda se lleva al panteón y se coloca sobre las tumbas, donde se reza.

Agregó que, con la llegada de los jesuitas en 1617, las prácticas que realizaba la tribu se combinaron con las creencias religiosas, tal es el caso del tapanco, que en su origen era la manera en la que los yaquis quemaban a sus difuntos, una práctica propia de los grupos étnicos de Aridoamérica.

DEJA UNA RESPUESTA