buscar noticiasbuscar noticias

Venta de artesanías tiene buen futuro

Llaman la atención de propios y extraños las figuras de cuero y palo fierro: Jaime

Las artesanías de cuero y palo fierro son una tradición sonorense que seguirá llamando la atención de turistas y consumidores locales por muchos años más, afirmó el comerciante de estos productos Fermín Jaime Vizcarra.

Instalado en uno de los locales del Mercajeme, el comerciante con cerca de 15 años de experiencia en la venta de estos productos, afirmó que la venta de artesanías es un atractivo para los turistas que visitan el Municipio y seguirá en este giro mientras haya artículos para vender.

Venta de artesanías tiene buen futuro
PUBLICIDAD

Instalado en uno de los locales del Mercajeme, el comerciante con cerca de 15 años de experiencia en la venta de estos productos, afirmó que la venta de artesanías es un atractivo para los turistas que visitan el Municipio y seguirá en este giro mientras haya artículos para vender.

PUBLICIDAD

“Esto es parte del Estado, es algo muy representativo, vamos a seguir trabajando la madera de palo fierro mientras exista y vamos a seguir trabajando el cuero, vamos a seguir con todo lo que el Estado nos genera”, expresó.

Las artesanías se traen de diferentes puntos de Sonora y son con productos completamente regionales, elaborados principalmente con cuero, que representa la actividad ganadera como una de las más significativas en el Estado, y el palo fierro, que es endémico de la región.

Los productos que se ofrecen van desde pequeñas estatuillas hasta tambores, máscaras de la Etnia Yaqui, sonajas, entre otros, aunque los consumidores tienen preferencias encaminadas al uso diario, como estuches de celular y moledores de chiltepín.

“Se vende muy bien el estuche para guardar el teléfono celular, se vende el chiltepinero, que es para moler el chiltepín y tenerlo en la cocina, se vende toda la artesanía regional. Quienes más nos benefician son las personas que vienen de fuera, pero también hay gente de aquí, de Obregón, que nos compra”.

Las ventas disminuyeron con la llegada del calor y una baja en el turismo, pero auguró tiempos mejores, sobre todo cuando se aproxima el fin de año, en el que acuden personas de otras ciudades de la

República Mexicana

y el extranjero, quienes llevan recuerdos a sus familias. 


PUBLICIDAD