buscar noticiasbuscar noticias

Un hombre que honra su oficio

Don Tomás González arregla calzado de decenas de habitantes de Cajeme

Un montón de zapatos apilados se encuentran en el negocio del señor Tomás González, cuya ubicación es en callejón República de Bolivia y calle Galeana.

De manera paulatina se encarga de arreglar los desperfectos de decenas de pares de zapatos de sus clientes, sin embargo, al desempeñar su labor por alrededor de 50 años, se toma descansos por semanas.

Un hombre que honra su oficio
PUBLICIDAD

De manera paulatina se encarga de arreglar los desperfectos de decenas de pares de zapatos de sus clientes, sin embargo, al desempeñar su labor por alrededor de 50 años, se toma descansos por semanas.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

Aun así vuelve a su negocio donde desempeña reparación a través de costura en suelas, pega tapas de zapatos o zapatillas y parcha agujeros de calzado deportivo, entre otras actividades de su conocimiento.

Como todo ser humano, González, tiene su historia. Nació y vivió en Parque Azul, Guadalajara, y desde muy pequeño, comenzó a conocer el oficio de “zapatero”.

Por cuestiones familiares, relató que arribó a Ciudad Obregón a los 12 años junto a su madre y padrastro, desde aquel momento han trascurrido más de 50 años en donde ha permanecido viviendo Sonora.

Tomás, hasta el final de sus días pretende seguir en lo que sabe hacer, por ahora se mantiene en revisión médica por problemas de salud aun así se da el tiempo para atender a su clientela.

Finalmente, dijo que las reparaciones de calzado van de los 450 a los 100 pesos, dependiendo del tipo de reparación a realizar.


PUBLICIDAD