buscar noticiasbuscar noticias

Tapar baches, es su sustento

Al no poder conseguir un empleo después de que por una demanda laboral fuera boletinado en las empresas, durante el último año, Justo Bravo Ponce se ha dedicado a barrer y tapar los baches de las calles de Ciudad Obregón.

Con tres hijos y un hogar que sacar adelante, entre la desesperación de no tener para la comida, comenzó a vender dulces en los camiones suburbanos, hasta que un día un camionero le pidió que tapara unos hoyos.

Desde entonces comenzó a barrer las calles, tapar los hoyos con tierra y regarlos en puntos como la 200 y Kino, donde el pavimento está destrozado, y aunque no todos aportan, hay quienes le brindan apoyo con despensas.

Tapar baches, es su sustento
PUBLICIDAD

"Comencé a sentir mucha desesperación que no me contrataban. Voy a ser honesto, hay veces que no levanto ni 100 pesos, pero hay otras que agarro bien, a mí lo que me ayuda que mucha gente me da despensas", mencionó.

PUBLICIDAD

Aun con el calor, dijo, no deja de acudir a rehabilitar dentro de sus posibilidades las rúas, pues pareciera que cada vez los baches son más grandes, siendo la Antonio Caso, 200 y Quintana Roo, así como al interior de Urbi Villa donde trabaja.

Mencionó que en ocasiones los vecinos lo contratan para limpiar sus calles, lo que es una gran ayuda.

Su llamado a la ciudadanía es valorar el trabajo que hace para poder transitar mejor, por lo que pidió no circular a altas velocidades por la terracería, para que tarden más en brotar los hoyancos.