buscar noticiasbuscar noticias

Sus manos son sus ojos

Desde temprana edad perdió la vista; ahora se gana la vida lavando carros, pero las dificultades siempre existen. Quien desee puede apoyarle

Haber perdido la vista no ha sido un impedimento para Margarito Castañeda, quien pese a los obstáculos que se presentan busca cada día la manera de salir adelante lavando carros en su domicilio.

Sus manos se convirtieron en sus ojos, pues desde hace 11 años perdió la visibilidad del ojo derecho y con el izquierdo solo percibe la luz, sin embargo, no ha dejado de trabajar, ni valerse por él mismo.

Sus manos son sus ojos
PUBLICIDAD

"Mis manos son mis ojos, cuando paso mi mano y está sucio se siente pesado, ya cuando está limpio le doy el brillo, estos son mis ojos y desarrollé la presencia y el sentido, a uno le falta un sentido y desarrolla otro", expresó.

Señaló que durante la pandemia la situación se ha complicado, pues en lo que va del año solo ha lavado dos automóviles y aunque sus vecinos le ayudan, lo que él pide es tener más trabajo.

imagen-cuerpo

En días pasados le cayó la segunda "chamba" del año, platicó que el carro tenía mucho lodo y al terminar el joven le dijo "a pesar de que estás ciego, lavas muy bien los carros", pero éste se subió al carro y se fue sin pagar.

Por más de 18 años se ha dedicado a este trabajo, pues desde que se le detectó retinitis pigmentosa le sucedieron 4 accidentes en los que fue atropellado, motivo por el cual evitar salir solo de su vivienda.

Las personas interesadas en apoyar, pueden comunicarse al celular 64-41-10-59-86, ó visitarlo en su domicilio en la colonia Machi López, en la calle Orquídeas #174, entre Coahuila y Tritricale.