buscar noticiasbuscar noticias

Sonora es invadida por la narcocultura

Juguetes bélicos y temas de drogas promueven la descomposición social, dice Rafael Evans

De jugar a ser policías, los niños han pasado a ser sicarios, la narcocultura y el contexto violento que se vive en Cajeme desde hace años, han tenido como resultado la vulneración de la niñez y la descomposición social.

En Sonora, durante el 2020 los asesinatos a menores de 17 años en agresiones armadas se incrementaron en un 38.46 por ciento, ya que el año cerró con 36 casos, mientras que en 2019 fueron 26.

Sonora es invadida por la narcocultura
PUBLICIDAD

Rafael Evans, organizador de la campaña Desarmando Infancias, expuso que en el contexto que se vive, se ve natural jugar con un arma de juguete que posteriormente se llaga a cambiar por una real, por lo que se busca crear conciencia.

Señaló que la ola de violencia ha crecido por la descomposición social, siendo urgente trabajar en recuperar el tejido social y alejar a los niños de la narcocultura que es otro factor que influye.

“Para nosotros es muy importante hacer un llamado a las cámaras y empresarios para regular esta venta de armas de juguetes, creemos que es el contexto en el que se vive, hacemos referencia a que antes era jugar al soldado, pero hoy juegan a ser sicarios, que es el principal problema con el que los niños conviven”.

Hasta el momento van 4 colonias donde se han desarmado infancias, mismas que reflejan un alto índice de agresiones armadas, donde se han cambiado más de mil pistolas de juguete por otro tipo de juguetes.

Al programa Desarmando Infancias se han sumado los organismos empresariales, quienes buscarán hacer llegar un llamado a los establecimientos para retirar la venta de juguetes bélicos, así como a los padres de familia para no comprarlos a sus hijos.

imagen-cuerpo