;
buscar noticiasbuscar noticias

Quieren jardín botánico en Cajeme

El proyecto ya ha sido presentado tanto a las autoridades locales, como federales y estatales de Sonora, a través de la Secretaría de Economía

El resultado de un trabajo de cinco años permanece a la expectativa de las autoridades. Se trata del jardín botánico de Cajeme, cuyas plantas que lo integrarían, ya se encuentran apalabradas con un jardín botánico de Phoenix, Arizona, afirmó Carmelita Pablos, integrante de la Fundación Ambiental del Valle del Yaqui.

Quieren jardín botánico en Cajeme

La gerente de la fundación detalló que se trata de una obra cuyo proyecto ejecutivo se encuentra concluido, y que requiere de un terreno grande donde pueda realizarse la plantación de las especies. Proyecto que ya ha sido presentado tanto a las autoridades locales, como federales y estatales de Sonora, a través de la Secretaría de Economía.

A través de encuestas realizadas, citó, el lugar adecuado para que la población tenga acceso y pueda disfrutar de un lugar así, se ubica cerca de la Laguna del Náinari, para lo cual tuvieron pláticas con los dueños de los terrenos que son Corporativo Impulsor, el cual estuvieron a punto de obtener en donación.


Sin embargo, eso se dio durante el cambio de administración, lo que ha dejado a la deriva el proyecto, el cual buscaban fuera un referente en todo Sonora y que vendría a mejorar el Municipio.

El desconocimiento de las plantas con que debe contar el entorno urbano, señaló, ha propiciado que la ciudad no tenga un buen arbolado urbano, donde incluso los mismos trabajadores del Ayuntamiento no saben realizar podas por la falta de una buena educación ambiental. 

"Hemos estado tratando, los consejeros han seguido insistiendo en que es algo importante para la juventud de nuestro Municipio tener un lugar así, y que los jóvenes conozcan las plantas regionales, porque lo que está pasando es que no conocemos qué plantas son las que deberían de crecer aquí", manifestó.

Teniendo el jardín botánico, expresó, los alumnos pueden realizar investigaciones sobre cambio climático y su impacto en el Valle del Yaqui, pues los proyectos de la fundación están pensados para apoyar a los agricultores locales. 

"Si en unos años las temperaturas se elevan, el aumento resultante va a afectar (a los agricultores) porque ya no van a poder sembrar sus tierras y se necesita del apoyo oficial para localmente resolver el problema", indicó.

 "Ahí no se ve a futuro y otra vez piensan en invertir a la Laguna del Náinari, otra vez y ¿cuántos años se verá lo mismo? y ese lugar no queda porque cada administración que viene no respeta el orden, no da seguimiento y llegan con otra visión de lo que para ellos es el futuro", consideró.

FALTA CULTURA AMBIENTAL

Carmelita Pablos destacó que se requiere conciencia ambiental, y muestra de ello, es que los árboles sembrados a un costado de las carreteras los tumban, tal como ocurre en el Parque Lineal ubicado en la calle Meridiano, entre 200 y 300, en el Campo 2, donde apenas el sábado sembraron 600 árboles y las personas ya comenzaron a tirar basura en el sitio.

"Lo hacen porque no hay conciencia en la gente ni apoyo de las autoridades municipales, y con pocos voluntarios y proyectos pequeños que no se pueden concretar no se va concientizar a la gente", opinó.

Dicho espacio, consideró, se convertiría en un punto de reunión para las y los ciudadanos porque hay muchas cosas que entran junto con él como son el aprendizaje, pues habría hierbas medicinales, se inculcaría a los niños la siembra de árboles, se conocerían las flores de la región y sabrían las consecuencias de no arborizar o reforestar.

"Los niños entenderían la simbiosis (beneficio mutuo entre especies), todo ese conocimiento y práctica que no tienen en las escuelas, ahí es donde lo podrían aplicar, más las investigaciones que son necesarias, eso atraería a la academia para participar", apuntó. 

Aunado a que un jardín botánico podría beneficiar a fotógrafos, artistas, incluso para la presentación de obras de teatro, foros y exposiciones medio ambientales que se podrían hacer y tantas cosas benéficas que se podrían realizar en Cajeme.