buscar noticiasbuscar noticias

Posee el don de la sanación

A su mamá se le apareció una anciana; sin embargo, ella no quiso saber nada, pues salió corriendo. Ahora él tiene el poder de curar

Todo comenzó cuando una niña se bañaba en las aguas del río Yaqui, en la comunidad de Torocoba, Loma de Guamúchil, cuando frente a ella se apareció una anciana cuyo cabello era de trenzas y portaba reboso; en sus manos llevaba un canasto lleno de hierbas y flores, relató Octavio Alonso Beltrán Flores.

El curandero de la comunidad del Conti, Cócorit, Sonora, compartió que la viejita le entregaba el canasto a su mamá, en aquel entonces niña; sin embargo, la pequeña se espantó y salió corriendo del lugar.

Posee el don de la sanación
PUBLICIDAD

El curandero de la comunidad del Conti, Cócorit, Sonora, compartió que la viejita le entregaba el canasto a su mamá, en aquel entonces niña; sin embargo, la pequeña se espantó y salió corriendo del lugar.

PUBLICIDAD

Después, Beltrán Flores platicó que su abuela indicó que su mamá estaba recibiendo el don de sanar a las personas, pero que no lo había aceptado y dijo que quizá alguno de sus hijos recibiría ese don.

imagen-cuerpo

Antes de hacerse llamar curandero, comentó que desde hace nueve años fue descubierto por doña Petra Jaime, curandera del pueblo yaqui de Huírivis, quien le indicó que tenía el don de la sanación y que debía desarrollarlo.

Todavía incrédulo de las palabras de la señora yaqui, mencionó que poco a poco fue empleando sus dones de sanación a través de imágenes religiosas y peticiones hacia ángeles y arcángeles.

Ahora, dijo que semanalmente atiende a aproximadamente 10 personas a la semana, en su mayoría habitantes que sienten malas vibras y dolores corporales.

“Las personas normalmente vienen por enfermedad, me dicen que han ido con doctores y no les han podido dar la sanidad. Otros que vienen son personas de negocios que vienen para sus negocios, para abrirles sus caminos, para que tengan más clientes”, detalló.

Para darle credibilidad a sus consultas espirituales, comentó que no pide alguna cuota por atender, sino que las personas aportan voluntariamente la cantidad que deseen.

imagen-cuerpo


PUBLICIDAD