buscar noticiasbuscar noticias

Muere el doctor cajemense Juan Pablo Márquez Manríquez

El fue distinguido en el municipio de Cajeme en el año 2015 por su loable labor en el combate del cáncer

Como un sonorense muy sonorense será recordado Juan Pablo Márquez Manríquez, investigador senior oriundo del Valle del Yaqui, que libró las barreras del idioma, la discriminación y otros temas, poniendo en alto a su natal Municipio de Cajeme a nivel internacional, en las grandes universidades.

Juan Pablo Márquez Manríquez, de 48 años de edad, falleció el pasado lunes por la noche a causa de un mal respiratorio, según confirman amigos y familiares, pese a que no contaba con algún antecedente de salud.

Muere el doctor cajemense Juan Pablo Márquez Manríquez
PUBLICIDAD

El oncólogo de profesión dedicó gran parte de su vida a la prevención del cáncer, que ha dejado miles de muertes a nivel mundial, e incluso era buscado en este Municipio por pacientes de los rincones más lejanos, con la esperanza de mejorar su calidad de vida, o sobrevivir. 

"Tuvimos pacientes nacionales, de todo México, casi no había pacientes obregonenses, nunca fuimos profetas en nuestra tierra, había muchos pacientes de Estados Unidos, de Europa, de Centroamérica, de Arizona, de California, de Florida, que venían para acá, venía una paciente de Eslovenia, fue de la zona más lejana que yo recuerdo que haya venido con nosotros", recordó Antonio Matute Briseño, integrante de Alianza Binacional Seattle Sonora. 

Márquez Manríquez era caracterizado como un hombre inteligente, con gran sabiduría médica, pero sobre todo con gran humildad, pues a donde llegaba siempre lograba poner en alto no solamente su Estado y su Municipio, sino también el Valle del Yaqui, donde tuvo sus primeros conocimientos educativos que lo llevaron a soñar con ser algún día alguien que dejaría una huella que nunca se olvidaría.

"Él era más sonorense que mexicano, y lo decía de su humilde voz, para todos lados no se quitaba de la boca: Sonora; muchos de sus colegas pensaban que Sonora era otro país, y no que era parte de México, era un sonorense muy arraigado y con mucho amor por su tierra, esa era gran parte de su personalidad", destacó su amigo y colega Antonio. 

Justo en su Municipio, Juan Pablo partió de la tierra logrando despedirse de su familia, puesto que alcanzó a pasar las fiestas decembrinas con ellos, como lo procuraba hacer cada año pese a las limitaciones que le dejaba el trabajo y las decenas de investigaciones y alianzas en las que contribuía, la mayoría, o todas, relacionadas a los avances en los tratamientos y cura del cáncer. 

Desde hace años, el originario de Pueblo Yaqui residía en Seattle, y se mantenía en labores como investigador senior de la Universidad de Washington, fue nombrado Ciudadano Distinguido de Cajeme en el 2015, y aunque la instalación del Centro de Investigación del Cáncer en Sonora (CICS) en este Municipio y otras Investigaciones se quedaron paralizadas por falta de recursos, aún seguía gestionando y luchando para lograrlos. 

Los restos del oncólogo, especialista en tumores de tracto gástrico, específicamente colon y páncreas, fueron cremados ayer martes y hoy miércoles se dará una misa en el campo familiar ubicado en Pueblo Yaqui, para darle el último adiós.