buscar noticiasbuscar noticias

Lanzan frituras a patos de la Laguna del Náinari para que coman

Pese a que hay letreros en que advierten a los visitantes abstenerse de darles alimento a los animales del lugar, a la gente no le importa y lo hace

El pasado domingo, en una de las orillas de la Laguna del Náinari, fueron encontraras frituras molidas, las cuales contienen alto contenido calórico; se las lanzaron a los patos para que las comieran.

Lanzan frituras a patos de la Laguna del Náinari para que coman

El pasado domingo, en una de las orillas de la Laguna del Náinari, fueron encontraras frituras molidas, las cuales contienen alto contenido calórico; se las lanzaron a los patos para que las comieran.


Sin embargo, pese a que en el lugar hay letreros que indican no alimentar a las aves con productos inadecuados para su dieta, aun así, parte de la ciudadanía desobedece y sigue aventando con comida chatarra a las especies.

Los letreros dicen: "Los patos pueden estar mal nutridos por los alimentos no adecuados que les arrojan las personas, porque los alimentos que no son acorde a su dieta afectan su sistema respiratorio, digestivo y el plumaje".

Y agrega: "además, pueden causar infecciones, hongos, bacterias y virus, siendo un riesgo a la salud pública, ya que ciertas enfermedades de los patos se transmiten a los seres humanos. La alimentación adecuada se basa en granos y semillas como: maíz, trigo, sorgo, chícharo, arroz, girasol, etcétera".

imagen-cuerpo

Al respecto, Adriana López Contreras, directora de la Promotora Inmobiliaria, hizo un llamado para que todos visitantes de la "novia de Cajeme" respeten las indicaciones, las cuales sirven para no alterar su ecosistema.

"El arrojar cualquier cosa puede afectar a la diversidad de fauna que tenemos, ya que no solo hay patos, sino también iguanas, tortugas, peces, etcétera", expresó.

Para ello, explicó López Contreras, se cuenta con dispensadores con comida especial para los animales que habitan en la "Novia de Cajeme".

Por el momento, señaló, no hay una sanción para quienes desobedezcan; sin embargo, de sorprender a un visitante realizando dicha práctica se les hace un llamado de atención y se les invita a dar el alimento correcto.